miércoles, 10 de diciembre de 2014

PGJEM tortura a presos políticos

Toluca, Edomex.- “El pueblo callado jamás será escuchado” éstas fueron las últimas palabras que pronunció Santiago Morales Jiménez, vecino de Zinacantepec, antes de ser detenido y trasladado a las oficinas centrales de la Procuraduría del Estado de México, lugar donde fue torturado física y sicológicamente durante 48 horas, tan sólo por manifestarse durante el informe de la presidenta municipal, Olga Hernández Martínez.
Una semana después de su detención Santiago Morales se animó a presentarse a narrar lo que vivió durante las horas que estuvo detenido; declaraciones que resultan similares a las hechas por las dos testigos del caso Tlatlaya, que constan en la recomendación emitida por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) el pasado 21 de octubre, y en la cual se advierte que el personal de la Procuraduría mexiquense utiliza la “tortura” como método para hacer declarar a los detenidos.
La tarde del miércoles, Santiago Morales, junto con otras cinco personas decidieron manifestarse a las afueras del auditorio del SNTE donde la alcaldesa, Olga Hernández Martínez daba su informe de gobierno; a través de un megáfono comenzó a pedirle explicaciones sobre varios temas, uno de ellos obra pública y la deuda que mantiene el municipio, así duraron varios minutos hasta que llegaron elementos de la policía a detenerlo.
“Yo sólo comencé a sentir los golpes de los policías, sentí como me quitaron mi cartera, el celular y mi megáfono, mientras me decían:  ‘¿Quién te metió aquí hijo de tu puta madre?, ¿Quiénes son tus líderes?, ¿Quién eres?’; yo sólo soy sociedad”, “¡qué sociedad ni que tu pinche madre!, ahora le tienes que jalar, vas a ver que aquí te vamos a desaparecer hijo de la chingada”, “así fue como me detuvieron y llevaron a la PGJEM”.
Morales Jiménez reconoció que la brutalidad con la que fue detenida cohíbe a cualquier persona, “Por más hombre que seas”, expresaba.
“Ya en las oficinas de la Procuraduría, te presentan con las manos atadas, los pantalones arriba, te llevan a una primer oficina a tomar las huellas en papel, te preguntan tu nombre, estudios y datos generales.
En una segunda oficina te toman nuevamente todos tus datos, y esta vez las huellas de manera digital; yo aquí expresé que estaban quebrantando mis garantías individuales, violando mis derechos, a lo que contestaron ‘cállate hijo de tu puta madre, porque te va a llevar la chingada’, me respondieron”.
El detenido continúo explicando, “En una tercera oficina te toman fotos de tu filiación, donde sostiene una placa, como si estuvieras ya detenido; hasta ese momento te mantienen incomunicado, no te dicen ni los delitos de los que se te acusan, si cuestionas sólo te dice ‘este es un proceso, no te hagas pendejo, cállate mejor’.
Es hasta una cuarta oficina, donde comienza el terror sicológico al que te someten, pues comienzan a preguntarte datos de tu familia, sus nombres, actividades, todo sobre tu vida, además permiten que los policías te saquen fotos con su celular”, prosiguió el detenido.
“Hago un paréntesis en mi narración, hoy hago responsable de todo lo que pueda pasarme al gobierno del estado de México, también de lo que pueda pasarle a mi familia, no es fácil revivir lo que pasé en el tiempo que fui detenido, tampoco saber que estas mismas personas cuentan con detalles de mi vida privada, y pudieran utilizarla para hacerme daño”, sentenció Santiago Morales.
Continúo, “En la quinta oficina, te desnudan por completo, supuestamente el médico legista certifica las lesiones, aunque yo llevaba moretones en las costillas, esto jamás se puso en el expediente.
Al terminar el examen físico, te meten completamente desnudo en una especie de calabozo mientras te toman tu declaración, no te dan cobija, ya ni decir de comida o agua, nada; estás muriéndote de frío, violentando todos tus derechos, y nuevamente comienzan las amenazas: ‘te va a llevar la chingada, no sabes con quién te estas metiendo cabrón”, y muchas cosas más”, indicó en conferencia.
“Finalmente te trasfieren a una celda, sin calcetines, ni agujetas; en ese lugar te encierran  con toda clase de personas, inclusive me tocó estar con dos tipos que habían secuestrado y matado a una niña, con otro sujeto que estaba todo ensangrentado porque mató a su esposa, además otros sujetos detenidos porque le habían roba un auto a un empresario.
No puedes dormir en ese lugar, tienes miedo de que te hagan algo, sobre todo porque tú no cometiste ningún delito, no puedes ni sentarte porque tienes un excusado a centímetros de tu cara todo sucio.
Casi 24 horas después fue cuando me dieron de comer, unas tortas todas manoseadas, porque el mismo personal de la procuraduría decide si te dan o no, así pasé varias horas, hasta el viernes por la madrugada cuando nos dejaron libres, gracias a que muchas personas se fueron a manifestar”, expresó.
Santiago Morales Jiménez, al igual que otras cinco personas detenidas el día del informe salieron libres, sin pagar fianza, sin cargos; sólo con un “váyase y tiene que venir a firmar en ciertas fechas”.
En los próximos días los vecinos detenidos estarán interponiendo su queja ante la Comisión estatal de Derechos Humanos, y de no tener una respuesta positiva, irán a los diferentes organismos nacional e internacionales denunciando lo que califican como tortura física y sicológica.
 
Alfadiario

No hay comentarios.: