viernes, 29 de mayo de 2015

Péndulo político

Emiliano Carrillo Carrasco

EL PACTO CON TODOS POR TEXCOCO “MORENA” Y NUESTRA JUVENTUD QUE ES MAYORÍA DE 16 A 38 AÑOS: “La voluntad a la culpable de todo ese dolor e intenta aniquilarla negándola en su propio fenómeno. Es el estadio de la negación directa e intencionada de la voluntad. Iluminada por el conocimiento, la voluntad reconoce la vanidad de sus afanes y renuncia a seguir representando la dolorosa comedia de un querer ficticio e inviable”. ARTHUR Schopenhauer. Texcocanos de Corazón https://youtu.be/D9Dryx4hz3Y vía @YouTube
Los adolescentes son un arfil de la cooptación de la delincuencia a la falta de estudios y fuentes de trabajo, donde el Estado mexicano cada vez más cautivo de los intereses financieros y de cúpulas de poder. Donde la mitosis de las familias, padres en la búsqueda de un empleo para poder llevar el gasto a su hogar y poder alimentar a sus hijos. https://youtu.be/BDwi8j8uRhA
El trabajo infantil urbano en el país, quedando afuera la realidad de los chicos que trabajan en ámbitos rurales, donde la situación en general es más preocupante y donde se encuentran más a menudo casos de explotación laboral. Una situación que hace más urgente la aplicación de políticas públicas para prevenir y erradicar un problema que, como se ve en este informe, afecta a miles y miles de chicos y adolescentes en todo el país.
Los elementos necesarios para el desarrollo de los niños y jóvenes y proteger el nivel de vida: salud, consumo de alimentos, la nutrición, educación empleo y condiciones de trabajo, vivienda, seguridad social vestuario, entretenimiento y libertades humanas. ¿Ante esta voraz economía neoliberal el estado es incapaz de proveer los medios de una mejor calidad de vida, ante políticas públicas ineficientes?
La delincuencia juvenil es un fenómeno y problema social que crece cada día más, no solo en nuestro país, sino también en el mundo entero; es una de las acciones socialmente negativas que va a lo contrario fijado por la ley de las buenas costumbres creadas y aceptadas por la sociedad.
La delincuencia juvenil es un prodigio social que pone en riesgo la seguridad pública de la sociedad, así mismo va contra las buenas costumbres ya establecidas. El fenómeno de la delincuencia es muy complejo, existe muchos factores, están íntimamente relacionados una con otra y conllevan a la delincuencia de menores. http://www.elregiodetamaulipas.com/
Las instituciones pasan por tres períodos: el del servicio, el de los privilegios y el del abuso. René de Chateaubriand. Las relaciones económicas, gracias a las reformas estructurales ordenadas desde el Consenso de Washington, se han convertido en una perversa maquinaria de donde emergen, por una puerta, una ridícula minoría de personas inmensamente ricas y por otra, millones y millones de pobres.
Cuando el Estado mexicano pierde su capital humano ante las situaciones de índole educativa, económica y de seguridad: “Sobre la población que no estudia ni trabaja, señala que el promedio nacional es de 24.7 por ciento entre los jóvenes de 15 a 29 años, “Sólo el 35 % llegó a las aulas de bachillerato, lo que representa uno de los porcentajes más bajos. México tiene las tasas de matrícula más bajas entre los jóvenes de 15 a 19 años, pues cuatro de cada 10 no asisten a la escuela, ser joven en México pareciera ser una desgracia, sufren de desempleo, violencia, insalubridad, depresión, frustración, resentimiento:
La Juventud, cuándo se habla de ellos, solamente se señala que ni pueden estudiar ni trabajar, pero no se dice que viven en la agonía, en la desesperación, en el resentimiento, en la frustración, en el abandono, en la marginación y discriminación y todo esto, es para no vivir, sino para pasarla sufriendo, total, en este país, donde se salva el aparato de la macroeconomía y el poder financiero que da las líneas al Estado Mexicano. ¿No podemos salvar o hacer nada por los jóvenes.?
Nadie explica la tragedia familiar que sufrieron por años, nadie explica la frustración, ni el resentimiento, ni la depresión ni la falta de autoestima, la desocupación, que les generó su situación. Esto es que solo ven a la estadística pero no al sujeto victima.
En este país, ser pobre, es una condena a muerte o a morir lentamente, ante la indiferencia del estado mismo ,que no ve al sujeto ,sino al instrumento de estadística; ante la apatía ,insensibilidad de nuestros gobiernos que se comen el presupuesto público.

No hay comentarios.: