martes, 3 de noviembre de 2015

Perfilando

Silva, la unidad
 
Por Iván Calderón

Pese a que voces extrañas aseguraron lo contrario, Alberto Silva Ramos se ha convertido en un factor de unidad dentro del Revolucionario Institucional veracruzano.
El recién nombrado líder del PRI no ha parado desde su toma de protesta, y en intensas giras de trabajo se le ve acompañado de poderosos activos políticos, mismos que el futuro cercano serán hacedores de elecciones en cada una de las regiones de la entidad.
Beto Silva, en un pequeño espacio de tiempo ha logrado pactar, acordar, sumar y multiplicar a favor del proyecto de su partido, logrando de primera cuenta integrar a Fidel Kuri Grajales al equipo partidista, y a los siguientes días se le vio caminando a lado de integrantes del Verde Ecologista y hasta con el diputado local Francisco Garrido allá en Martínez de la Torre.
Paco Garrido es un fuerte aspirante a la gubernatura de dos años por Alternativa Veracruzana, y no es ninguna casualidad que el legislador local se muestre a lado del presidente tricolor.    
Incluso en una reunión con seccionales y líderes priistas del estado, se ha puesto de manifiesto que el PRI se encuentra más unido que nunca, y que están cerrando filas con sus dirigentes, así como con el primer priista del estado Javier Duarte de Ochoa.
Beto se ha afianzado como un poderoso líder tricolor.
En efecto.
Sin descanso alguno, Silva Ramos ha dialogado, conversado, y convencido dentro de su línea de acción que la ruta correcta es la inclusión. 
En un encuentro con la militancia en el municipio de Veracruz, el tuxpeño logró unificar a Anilú Igram, Marlon Ramírez Marín, Ramón Poo Gil y José Ruiz Carmona, quienes en una reunión acordaron trabajar en una sola línea, la cual es el fortalecimiento de este partido.
No cabe la menor duda que el nombre y figura de Alberto Silva Ramos en Veracruz, se ha convertido en sinónimo de unidad.
Una unidad que tanta falta le hacía a este instituto político, en meses previos a una elección de estado.
Es más, los politólogos jarochos dicen que dentro del PRI la gelatina ya cuajó, solo resta esperar de que sabor resulta el postre.
Ya lo veremos.

No hay comentarios.: