lunes, 9 de noviembre de 2015

Perfilando

Duarte, la sucesión
* PAN y PRD, caca de loro

Por: Iván Calderón

Si es que los actores políticos de Veracruz se ponen de acuerdo, y si el Partido Revolucionario Institucional obtiene el triunfo en el 2016, el famoso bienio, será un gobierno plural y equitativo.
Con esto, cualquiera de los aspirantes a la gubernatura, ya sean los Yunes rojos, los Lagos, los Silvas, los Carvallos y hasta los Motas, de arribar a la de dos, sostendrán una administración de consenso, siguiendo en la máxima retorica de este instituto político:
“En el PRI, cabemos todos”.
De esta forma, ninguno de los que se rasgan las vestiduras a favor de cualquier suspirante, cuenta con un lugar asegurado en la próxima administración.
Dentro del gabinete de quién sea el próximo gobernador de 24 meses, seguramente estarán ubicados personajes afines a proyectos contrarios al jefe en turno.
El sucesivo gobierno será unificador, y no tan solo eso, será abrazado bajo un proyecto vertical y particular con miras al 2018.
Esto se sabe tanto en Veracruz, como en el altiplano.
Los 730 días de administración, no alcanzarán, ni en broma, para que el probable triunfador logre colocar a sus amigos o compadres en claves lugares gubernamentales.
Los sabios de la política jarocha señalan, que es muy anticipado, pese a que los tiempos están encima, para que los amigos de los candidateables sueñen con ser secretarios de despacho, directores, o administradores.
O lo peor, ya envalentonados, golpeteen en abierto al del frente, cuando a pesar de las señales del gobernador Javier Duarte, aún no hay nada para nadie.
Se tiene que decir, antes de que termine el año, los espíritus de la navidad harán su hazaña, logrado de esta manera que todos se encuentren en franca unidad.
Luego, en el mes enero, los priistas transitarán en una sola dirección, librando de manera frontal la batalla formal contra el Acción Nacional, quién necesitado de cuadros, quizás este ejecutando una risible alianza con el Sol Azteca, la cual de un momento a otro puede ser tumbada.
Aquí, el gobernador Javier Duarte, será sin duda alguna un factor para lo que viene dentro de su partido, y bajo esta constante se conglomerará un proyecto de equipo para la de dos y para la de seis.
Si el PRI desea obtener un triunfo abrumador tal y como ha pasado gracias a la quirúrgica operación política de quién manda en Veracruz, deberán de trabajar en equipo.
Equipo y unidad, de otro sabor no hay. La beben o la derraman.
En fin, cuánta razón tiene Alberto Silva Ramos, donde señala que en este instituto político son más de dos.
Sin embargo, gracias a las señales y designios, es una dupla la que va despuntando.
Y es que pese a lo que se diga, Javier Duarte de Ochoa se encuentra haciendo jugadas magistrales.
Duarte, ha logrado importantes victorias electores, pero preparar su propia sucesión, será su mayor triunfo.
El tiempo, siempre ha sido su mejor aliado.
LA ALIANZA PAN, PRD.
Por cierto, la alianza PAN-PRD en Veracruz, puede terminar como la caca del loro, ya que son los mismos especialistas electorales de estos partidos quienes saben, que de llegar a una coalición total, parcial o flexible, tendría que ser regida por Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, así como la Ley General de Partidos Políticos, y que es muy difícil que a nivel nacional se pongan de acuerdo.
Además de esto, si es que intentan integrar una subliminal alianza, es muy conocido que tanto Rogelio Franco Castán y Sergio Rodríguez Cortes, son simples monedas de cambio y que se han vendido al mejor postor.
Los del Sol Azteca, solo están haciendo olas para que les hagan caso.

No hay comentarios.: