lunes, 4 de abril de 2016

Crisis humanitaria por falta de agua en Iztapalapa

• Las autoridades delegacionales han hecho de la necesidad de la gente un medio para la extorsión política y económica.

Ciudad de México.- Diputados federales y locales de morena denunciaron que en Iztapalapa existe una crisis humanitaria por la falta de agua potable suficiente por la red o mediante la distribución de pipas, por parte del Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y la Jefa Delegacional, Dione Anguiano Flores.
Los diputados federales Ernestina Godoy Ramos, Araceli Damián, Irma López López y Renato Molina, así como la diputada local Ana María Rodríguez Ruiz, señalaron que la jefa delegacional condiciona el derecho humano al agua de los habitantes de las zonas altas de la Sierra de Santa Catarina.
Resulta injusto y lamentable, condenaron, que el gobierno de Dione Anguiano utilice el agua como mecanismo de control político, vulnerando los derechos humanos, lo que denota una profunda insensibilidad con las necesidades  de la gente.
En tanto, afirmaron, el Gobierno de Miguel Ángel Mancera, no ha corregido el modelo de distribución de agua potable que castiga a los que menos tienen, a más de 600 mil personas que reciben agua de forma irregular en Iztapalapa.
En el gobierno de Mancera, indicaron, no ha mejorado el suministro ni la calidad, son más recurrentes y prolongados los periodos de interrupción del servicio y menos oportunas y eficaces las medidas para mitigarlo.
Ante ello, advirtieron “si no hay solución nos declararemos en huelga de hambre y sed”. Solicitaron se sancione a Dione Anguiano por el uso político y faccioso que hace de las necesidades de la gente, particularmente en el abasto de agua a través de pipas.
 Además pidieron al Jefe de Gobierno, la renuncia de Ramón Aguirre al Sistema de Aguas de la Ciudad de México por su ineficiencia y engaño reiterado al pueblo de Iztapalapa; y una reunión inmediata con Patricia Mercado, Secretaria de Gobierno, para que se resuelva a corto plazo el problema del abasto de agua en Iztapalapa.
Las demandas, comentaron, son resultado de que a partir del último corte generalizado en enero pasado, que dejó prácticamente a Iztapalapa sin una gota, las autoridades delegacionales han hecho de la necesidad de la gente un medio para la extorsión política y económica.

No hay comentarios.: