viernes, 29 de julio de 2016

Espacio 13

Por: Alfonso Mora Chama

*Como lo afirma Rogelio Cabrera, suelo bendito de grandes actores de la cultura, música, poesía y de las letras….
*Félix Martínez González, el más famoso y tradicional decimero del puerto jarocho, originario de la tierra del Dios Tigre…

Fueron temas diversos los que comentamos con el ex alcalde de Teocelo, Rogelio Cabrera Salazar, en un momento agradable con el director del diario “Pensamiento Libre”, de Xico, Genaro Moreno Martínez. Hablamos de cabalgatas, de la problemática de los pueblos ante la ineptitud de presidentes municipales y de ediles, sin caso concreto, generalizando. Todos aspiran, todos quieren, todos se apuntan pero son escasos los que presentan proyectos reales y efectivos….solo improvisados y ambiciosos de poder. Nada más.
Así no se consigue el bienestar social, comenta Rogelio, “fui testigo de un caso, cuando alcalde de Teocelo,  un presidente municipal en una reunión con auditores de ORFIS…imagínense, salió con la pregunta a los señores de que ¿cómo iba a manejar eso del “diezmo”?. Llegan sin interés de servir y desconociendo leyes, reglamentos y bando del mando y buen gobierno. Los ejemplos los tenemos a la vista, comenta Genaro Moreno.                 
El día que las mismas autoridades tomen en cuenta a los ciudadanos valiosos del lugar, a personajes de las letras, de la música, de la poesía, de la arquitectura, del arte…ese día además de hacerles justicia, se lograría el progreso de los pueblos, pero sucede que improvisan imponiendo a los amigos y amistades sin que sean del lugar. “Para servir al pueblo, debemos amarlo”, corto y preciso el mensaje de Rogelio Cabrera Salazar.
Entre la ciudadanía existe gente valiosa pero no la toman en cuenta. Conozco personas que saben de política pero quienes la manejan y se imponen durante años, ven en ellos peligro y la pérdida de sus intereses. En Teocelo, comentamos los tres, coincidimos, Rogelio lo sabe, se entera, lee e investiga:
Tenemos gente valiosa – dice el amigo de Tejerías, Teocelo – como en ninguno otro lugar. Músicos que sobresalen y no se fijan en ellos nuestras autoridades. En la literatura, en la docencia…me agrego con este comentario:
-Fíjense que allá por 1974, iniciaba como síndico único de Teocelo, la Universidad Veracruzana llevaba la estadística de que en Teocelo, sus pobladores, su juventud, la sociedad estaba compuesta por gente egresada de las Facultades, es decir, profesionistas en la medicina, en la arquitectura, en la docencia, digamos catedráticos, abogados, contadores, literatos, poetas….Teocelo a diferencia de otros municipios reunía las diferentes y variadas carreras….le diré una de los factores….
Nuestros padres y abuelos se interesaban más en que una vez egresando de la Secundaria, la Manuel C. Tello,  teníamos que continuar la Preparatoria y carrera universitaria, con grandes sacrificios de ellos, de nuestros padres…obligados a salir a estudiar y obligados también a entregar buenas cuentas, o sea, concluir los estudios universitarios. Sufrían nuestros padres en lo económico y ante la ausencia de los hijos, pero no dejaron que termináramos a medio estudio y refugiados en un lugar que solamente ofrecía corte de café, de naranja, plátano y albañilería o panadería….con el respeto de estos trabajos dignos y honestos…
“Nos querían estudiados, profesionistas”. Su anhelo. Y conste que sabíamos del trabajo rudo de la finca de café, despulparlo, lavar y secarlo en planillas. Abonarlo en tinas y pesar el café cereza en las romanas, atadas a la rama de un árbol, de un naranjo. Las vacaciones las ocupábamos para la cosecha del café. Bendita herencia de nuestros antepasados, el trabajo desde los años mozos.
Existieron años, en los 60 digamos, que muchos adolescentes preferían, a veces presionados, estudiar en el Seminario Mayor de Xalapa, más quienes concluían su primaria en la Escuela Apostólica de Teocelo….salieron muchos sacerdotes de Teocelo. Buenos para el latín, la filosofía y estudiados en Roma. Gente buena del Dios Tigre.
“Yo me rajé”, les comenté en son de broma. Estudié en la Apostólica con el padre Luis Oropeza, egresando de aquí en 1960.
Un desaire lo vemos en el famoso decimero del Puerto de Veracruz, Félix Martínez González, originario de Teocelo. Tiene en su obra decimera varios libros, reflejando el Viejo Veracruz, el de los patios de vecindad, de los tamaleros, de los tranvías, de los mercados, un verdadero personaje de la ciudad de Veracruz con su barrio de la Huaca, de los Portales y del Malecón hermoso, y en Teocelo, no le han dado el justo reconocimiento a su trayectoria artística y en el ramo de la décima, difícil arte y variado que pocos lo dominan.
Hubo otro músico extraordinario, Víctor Manuel Anell, como Malen, Cornelio Mora, Alfonso Anell, sastre….y hablando de este personaje sastre, le conocimos aquí en Teocelo, como “el ponte duro”, otros más apropiados al personaje y chistosos, son:
Remate:
Kilométrica la sesión del día
Sobre el aborto y otros puntos,
En el Congreso, la algarabía…
Muchas mujeres, pocos astutos.

No hay comentarios.: