viernes, 3 de febrero de 2017

PLUMA NEGRA

Funcionarios de Miyuli a modo
 
Por: José Calzada

La fuerza del estado y de sus personajes supera las leyes, reglamentos, estatutos y normas de las instituciones autónomas u Organismos Descentralizados, la fuerza del estado arrodilla a quien se opone. Así sucedió con el Fiscal General del Estado de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras a pesar de que la ley le otorgaba el cargo por nueve años, lo mismo le sucede a Eugenio Vázquez en el Colegio de Veracruz, ambos se burlaron del persona que ocuparía el Poder Ejecutivo con la seguridad de que la ley los protegía y que podría ejercer su encargo hasta el final, pero no es así en Veracruz y en México los gobiernos son centralistas y se ejercen desde la voluntad de una sola persona.
En el caso de Luis Ángel Bravo Contreras por lo delicado y estratégico que resultaba su puesto en el organigrama del gobierno del estado fue necesaria una negociación que se dio en la Ciudad de México con la intervención incluso de connotados panistas que obligaron bajo una velada amenaza al fiscal de Javier Duarte de Ochoa para que entregara al fiscal de Miguel Ángel Yunes Linares con el beneficio del olvido al manejo político y torcido que se le dio a la Fiscalía en el sexenio anterior. Y fue así como ingresó con calzador Jorge Winkler para tener el control de la procuración de la justicia a modo.
El abogado de los Yunes no ha dado el ancho en el cargo, su actitud es de pandillero y de esa manera actúa en contra de los que se fueron, pero su inexperiencia no le permite expedientes sólidos y con el nuevo Código de Justicia Acusatorio, los delincuentes gozan de más “derechos”, así sucedió con Leonel Bustos que estuvo una semana en Pacho Viejo por severas irregularidades en el Seguro Popular y hasta el momento no existe el ejemplo de cárcel a la banda de delincuentes que prometió el entonces candidato al gobierno de Veracruz durante su campaña.
El pasado lunes, el dirigente de los 400 Pueblos, César del Ángel fue detenido cerca de Poza Rica, es un hecho que el denigrante líder de los manifestantes encuerados no es un santo y tiene mucha cola que le pisen pero también es un hecho que existen altas posibilidades de que existan elementos legales para que la Fiscalía quede en ridículo con esa detención y el presunto responsable pise la calle y regrese con más ahínco a las manifestaciones en contra de su archi enemigo político.
Winkler no es por mucho el Fiscal que Veracruz necesita, tampoco lo era Luis Ángel Bravo y tampoco habrá un fiscal de verdad mientras el Ejecutivo obedezca a las vísceras de una sola persona.
Un caso similar es el de Eugenio Vázquez, íntimo consejero de Javier Duarte de Ochoa quien logró colocar a su hermana Tania en el OPLE como Consejera quien a su vez fue utilizada como comparsa para la selección del Fiscal de Veracruz y que sacó la bondadosa cantidad de cero votos en el Congreso Local, hoy Tania encuentra consuelo en un líder empresario de una revista, también duartista. Pero con todo y ese escenario el tema del rector del Colegio de Veracruz se convierte en un ejemplo más del poder del Estado ejercido desde una sola persona.
La presión a Eugenio Vázquez fue total y brutal, esta semana perdió la valentía que apenas hace ocho días pregonaba de que su rectorado era autónomo y que cumpliría su periodo que apenas inició el 11 de agosto del 2016.
Vázquez Muñoz se jugó hasta las últimas cartas para contener la furia del gobernador en su contra como cómplice de la banda de delincuentes que saquearon Veracruz, pero su autonomía y las normas del Colegio de Veracruz que le permitieron transmutar de director a rector, no le fueron suficientes y tras las auditorías del Órgano de Fiscalización Superior cedió el espacio.
Así se demuestra el ejercicio del poder, y es muy posible que Eugenio Vázquez Muñoz no corra la misma suerte que Luis Ángel Bravo Contreras.

No hay comentarios.: