miércoles, 1 de febrero de 2017

Ruleta Tuxtleca

Roberto Virgen, en medio de los barruntos de tempestad

Por: Ángel Bravo Martínez

Cargando las losas adversas por las diversas estelas de corrupción y malas políticas publicas administrativas en todos los ámbitos de Gobierno de quienes emanan del PRI, su partido desde hace tres décadas,  Roberto Virgen Riveroll, en conferencia de Prensa, evidenció que sí aspira a contender a la alcaldía abanderado por ese Instituto político y en tal sentido anunció su separación del Cargo de Secretario del Ayuntamiento de San Andrés Tuxtla.
Dijo que le avala está aspiración legítima sus  más de 22 años dentro de la función pública y el trabajo conjunto con la militancia partidista de manera abierta, por eso la separación del cargo para que no exista ningún señalamiento de que está haciendo labor de proselitismo con recursos públicos  del Ayuntamiento, precisó no avergonzarse de su Instituto que pasa por una mala racha y sí por el contrario redoblar esfuerzos y el trabajo para afianzar firmemente el proyecto.
“Yo no voy a salir huyendo como otros pese a que le deben mucho al tricolor, en San Andrés Tuxtla contamos con un priismo comprometido y arraigado y como sucede en las familias cuando alguien está enfermo cierran filas y todos contribuyen para auxiliarlo, a eso le vamos a apostar y a nuestra plena identificación con todas las comunidades rurales, colonias y barrios.
De entrada indicó que tiene la intención de armar una nueva corriente, pero incurrió en la incongruencia de rodearse en el evento de medio centenar de empleados de la administración pública municipal en horas hábiles de labores a lo que atajó diciendo que ahí estaban sus amigos a título personal y que no habían sido convocados a la conferencia de Prensa que eran muestras de afecto y que no había ningún tipo de proselitismo, los que se solidarizaron con él son sus amigos al igual que Manuel Rosendo Pelayo…
-Da usted a entender que Rosendo Pelayo sigue siendo su jefe político!!.
“No sé cuál sea tu insistencia Ángel, yo no puedo negar a mis amistades, no lo he hecho contigo, ni con los otros compañeros de los medios…
Reconoció públicamente Roberto Virgen que Manuel Rosendo Pelayo, sigue siendo su amigo, o más bien su jefe político y que si existen señalamientos de actos de corrupción y presupuestos económicos inflados en las obras públicas, la mala planeación de las mismas y otras anomalías por parte del equipo en el poder que todos los días son denunciados públicamente en diversos medios masivos de comunicación por la propia ciudadanía en cada rincón del municipio, tendrán que ser las autoridades correspondientes, como el ORFIS y el propio Congreso del Estado quienes lo llamen a cuentas.
“Yo acepto la critica que construye, no seré yo quien se encargue de auditar o supervisar lo que se hace o no se hace en un Ayuntamiento, ahí está el Congreso, la Auditoría Superior de la Federación y el ORFIS, si existe algo indebido el culpable tendrá que cargar con esa responsabilidad, a mí no me pueden hacer responsable de lo que no soy culpable”.
La suerte ya está cantada, la ficha marcada por el grupo político en el poder, los mismos nombres, los mismos rostros de quienes tienen 30 años enchufados en la ubre presupuestal, secundados por una bola de petulantes y engreídos jovenzuelos, las mismas acciones de intimidación, coacción y vulnerabilidad para quienes están enlistados en los programas sociales la mafia putrefacta y corrupta bajo la sombra del enemigo número uno del PRI Manuel Rosendo Pelayo, quien por cierto sigue en la mira de quien manda en Veracruz.

No hay comentarios.: