viernes, 29 de marzo de 2013

Cristo de Iztapalapa recorre los 8 barrios

Iztapalapa, Méx.- Fuertes vientos, nublados y lluvia se registraron en Iztapalapa tras el recorrido por los ocho barrios, de los integrantes de la 170 edición de la representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret, que culminó en el santuario del Señor de la Cuevita ayer Jueves Santo.
Pasadas las 15:30 horas de ayer, cientos de nazarenos, romanos apóstoles, vírgenes y hombres del pueblo, recorrieron las calles de "Jerusalén" para dar vida a la representación del Viacrucis en Iztapalapa. Las viviendas de los  ocho barrios de la demarcación, amanecieron con las fachadas en colores blanco y morado.
Los escenarios estaban listos en el Jardín Cuitláhuac, donde a partir de alrededor de las 20:00 horas se representaron pasajes bíblicos como el Primer Concilio y la presentación de Judas, la Última Cena y el Lavatorio de pies, del Señor a los apóstoles.
Ayer, Jueves Santo, Iztapalapa vio desfilar la procesión anunciado por el toque de los clarines, atrás Cristo y el Ángel, más atrás las vírgenes, nazarenos, sacerdotes y hombre importantes de Roma, a un costado los soldados romanos y nazarenos formando una valla.
Desde azoteas, ventanas, balcones, árboles y hasta camiones, adoptados como mirador para observar mejor el paso del Señor de Iztapalapa, interpretado por Jesús Flores Domínguez, hasta llegar al santuario donde los participantes reciben la bendición y refrendaron el ex voto del pueblo iztapalapense al Señor de la Cuevita quien los protegió de la epidemia de cólera morbus, que amenazaba con exterminar a la población en 1843.
Más tarde, en la explanada delegacional Cuitláhuac, donde se instalaron los palacios de Poncio Pilatos y Herodes, también se llevó a cabo la Última Cena y el Lavatorio de Pies de Cristo a sus apóstoles.
Posteriomente, la procesión junto con una muchedumbre, se dirigieron al Cerro de la Estrella, convertido para la ocasión en Monte de los Olivos, donde se representó la Oración del Huerto y la tentación de Luzbel, ahí mismo Judas Iscariote, a cambio de 30 monedas entrega al Maestro con un beso. Allá se representó el Segundo concilio y la aprehensión de Cristo.
Los floristas de Atlalilco, instalaron la portada de flores que dan la bienvenida a los visitantes, con alrededor de 34 mil flores blancas, 4 mil 500 amarillas y otro tanto de color morado, además de 5 mil claveles 
Durante un recorrido de supervisión del jefe delegacional, Jesús Valencia, por las instalaciones antes del recorrido de los actores del Viacrucis por los ocho barrios, reportó una asistencia de alrededor de medio millón de personas.

No hay comentarios.: