miércoles, 29 de mayo de 2013

El gobierno mexiquense no piensa en grande: Posadas

Toluca, México.- "En realidad al Gobierno del Estado de México no le gusta pensar en grande, porque pensar en grande es, primero que nada, resolver los grandes problemas que enfrenta la población", manifestó el diputado federal Domitilo Posadas Hernández, y advirtió que la situación actual del transporte público es un verdadero padecimiento para la mayoría de los mexiquenses.
Recordó que de cada diez traslados que se realizan en el Estado de México, ocho se hacen en transporte público y solamente dos en privado, por lo que lo que actualmente ocurre en el sistema público de pasajeros impacta gravemente la calidad de vida del 80 por ciento de los mexiquenses y la administración de Eruviel Ávila Villegas no hace absolutamente nada para remediar la situación.
Consideró que las diez medidas anunciadas por el Ejecutivo estatal para supuestamente mejorar el servicio público de transporte de pasajeros son "como llamadas a misa", pues no hay nada que obligue a los concesionarios a cumplir con las mejoras anunciadas y mucho menos se estableció un plazo límite para que se lleven a cabo.
Aseguró que el Gobierno del Estado de México no se preocupa por mejorar en realidad el transporte público porque esa no es su prioridad y, además, porque hacerlo podría afectar incluso sus propios intereses y el de "distinguidos" militantes de su partido político, el Revolucionario Institucional.
Posadas Hernández estableció que el gobierno mexiquense carece de un verdadero plan integral de transporte, que desarrolle el transporte alternativo que va desde sistemas articulados como el Mexibús hasta el uso intensivo de la bicicleta, para lo cual hace falta desarrollar infraestructura y una cultura de respeto a quien se mueva en ese sistema.
El diputado federal del Partido de la Revolución Democrática consideró que para el gobierno mexiquense el transporte público no es prioridad, porque para la administración estatal existen otros intereses como las grandes obras públicas que dejan millonarias ganancias a quienes las ejecutan y a quienes las autorizan.
Insistió en que un plan integral de transporte debe comenzar por el reordenamiento del ya existente, el combate a las unidades que ofrecen el servicio ilegalmente sin contar con la concesión respetiva y el desarrollo de sistemas alternativos que permitan a la población moverse más ágilmente y contaminar menos el ambiente.
Acusó que el recién autorizado aumento a las tarifas del transporte constituyó un fuerte golpe para la economía de los trabajadores, pero además no garantiza ni mínimamente una mejora en el servicio que se ofrece a la población. "Nada garantiza que el servicio va a mejorar, las medidas anunciadas son solo buenos propósitos pero no existe autoridad para hacerlas valer", concluyó.

No hay comentarios.: