martes, 28 de mayo de 2013

PÉNDULO POLÍTICO

LA JUSTICIA SOCIAL ANTE  UN ESTADO  CAPITALISTA

El bienestar social  postergada  por siglos ante una desigualdad social, o una justicia social como medio de respuesta .Ha empezar de nuevo en la búsqueda de la justicia social postergada históricamente ante los embates  de pobreza y desigualdad social  (2013)  por  una  nueva  quimera,  la vida  a retomar el objetivo de un México con eficacia y eficiencia empalmada en honestidad . Los  cambios sustanciales del ser político que es producto del sistema es muy difícil diferenciar la pureza de la búsqueda  del bien común, que permita el desarrollo regional   y romper el esquema de control político. “No se donde voy a estar dentro de diez años; ni siquiera se donde voy a estar en un año... ¿y sabes qué? no me interesa. Mientras este saludable y mi mente se mantengan de la misma forma en que esta ahora, sentiré que cada vez soy más feliz. He alcanzado cosas que quería alcanzar en la vida, he aprendido y me he educado de la forma en que me gusta… y lo mejor: quiero seguir aprendiendo”.
La Justicia es ciega, ante una desigualdad  social histórica, sí, tan ciega que no ve sino los delitos de los carteros, de los maestros, de los estudiantes, de los obreros, de los campesinos, y claro, es omisa, ciega, de los robos, de los fraudes, de los saqueos, de los abusos, de las violaciones a la Constitución o a las leyes secundarias que día a día, sexenio tras sexenio, los encaramados en la cumbre del poder cometen a destajo. Sí, mala suerte para los pobres que la Justicia sea ciega totalmente para ellos y que con el único ojo que ve, sólo vea los actos “buenos” que son “malos” de los malos.
Luego, depende del derecho dominante en qué ocasiones la muerte provocada por un sujeto se juzga como simple asesinato o en una determinada comunidad se la admite como el ejercicio legítimo de la violencia/estado neoliberal.
Un sacrificio público, aunque no lleguemos a conocer sus imágenes, clasificadas como secreto militar. No obstante, la venganza no es justicia. La justicia tendría que basarse en un juicio a los criminales, con el correspondiente derecho a la defensa y la condena adecuada a la magnitud del delito. Se argumentará sobre la imposibilidad de emplear este recurso por las reacciones masivas que podría generar. Entonces, no habríamos penetrado a las causas profundas que alimentan el terrorismo y sólo nos conformaríamos con sus destructivas manifestaciones.
Hay terrorismo porque la desigualdad económica, social, política y cultural es abusiva en el globo terráqueo Globalizado capaz de ser instrumento de ruptura de identidades de países.  Y esta afirmación no apunta a justificarlo sino a identificar las fuentes de las que se alimentan las mentalidades criminales para escenificar sus propios sacrificios. Se presentan como vengadores desafiantes del poder inconmensurable de las oligarquías plutocráticas, aunque sus propios dirigentes gocen de fortunas inmensas encubiertos por el sistema de poder e impunidad ante una percepción ciudadana de acumulación de agravios sociales.  Y esa actitud combativa despierta admiración y hasta adhesiones que nublan el carácter elitista de los grupos armados del terrorismo El poder a escala planetaria sigue apelando a ceremonias presuntamente “arcaicas” para acumular más poder. Como resultado de este “triunfo”, de inmediato la popularidad del presidente Obama escaló 9 puntos en las preferencias de los electores. El beneficio para el ciudadano aún es impalpable, salvo el consuelo simbólico de los familiares de las víctimas del 11-S, que experimentan una parcial compensación a su dolor. No obstante, la venganza no es justicia.
La justicia tendría que basarse en un juicio a los criminales, con el correspondiente derecho a la defensa y la condena adecuada a la magnitud del delito. Se argumentará sobre la imposibilidad de emplear este recurso por las reacciones masivas que podría generar. Entonces, no habríamos penetrado a las causas profundas que alimentan el terrorismo y sólo nos conformaríamos con sus destructivas manifestaciones. Se presentan como vengadores desafiantes del poder inconmensurable de las oligarquías plutocráticas, aunque sus propios dirigentes gocen de fortunas inmensas. Y esa actitud combativa despierta admiración y hasta adhesiones que nublan el carácter elitista de los grupos armados del terrorismo.
¿Será posible emprender políticas efectivas para extirpar la miseria, la marginación, el sufrimiento de grandes masas de población, y desnudar la falsa bandera que enarbolan los terroristas? ¿No es el gasto social una medicina mucho más eficaz que el gasto militar para acabar con la violencia? Son preguntas que bien vale la pena reflexionar.  La reforma laboral no sólo es deficiente en su planteamiento sino que lo es aún peor en su implementación pues las condiciones no han mejorado desde su aplicación. El número de afiliados al IMSS ha crecido a razón de 700 mil en 7 de los últimos 9 años –excluyendo los años de apogeo de la crisis financiera-. Desde la reforma laboral y a 7 meses cuantificables de la misma, sacrificó los derechos de los trabajadores para apenas superar los registros en poco más de 300 mil. Esto es, 100 mil menos de lo esperado en años ‘normales’ y 200 mil menos de lo esperado por la implementación de la polémica reforma. Inseguridad afecta inversiones México cuenta con 9 de las 50 ciudades más peligrosas del mundo según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, lo que desincentiva la entrada de inversión extranjera directa.

No hay comentarios.: