martes, 28 de mayo de 2013

“Para mí, el procurador sembró el dinero por orden del gobernador”: Xavier Olea

Ciudad de México.- Xavier Olea, abogado deMarlees Cupil, copropietaria de la refaccionaria donde fueron encontrados los 88.5 millones de pesos que presuntamente le fueron confiscados al ex tesorero de Tabasco, José Manuel Saiz Pineda, asegura que su cliente es víctima de un montaje preparado por la procuraduría de Tabasco.
En una conversación con Carlos Marín para el Asalto a la Razón, Xavier Olea asegura que su clienta fue detenida por la fuerza por un grupo de encapuchados que dijeron ser agentes federales, quienes a golpes y lesiones, le exigieron que entregara las cajas de dinero.
El abogado cuenta que su clienta tiene un mensajero de nombre Francisco Javier, a quien enviaba a entregar mensajes y documentos importantes, pero no regresaba a confirmar su encomienda. Viéndose preocupada porque su trabajador no aparecía, fue a buscarlo a su domicilio cuando fue interceptada.
Olea narró que su clienta le dijo a los presuntos encapuchados que no tenía ninguna cantidad de dinero en su poder, a lo que los presuntos federales se dispusieron a comunicarse según el litigante, con el procurador de Tabasco, con quién hablaron en claves policiacas y les pidió que no olvidaran el celular de Marlees.
Dice su clienta (Marlees Cupil) que fue agredida por los federales y consecuencia de los golpes quedó con las dos piernas lesionadas, “se la llevaron en un Tsuru, La golpearon, le pusieron vendas mojadas en la cara para que no se notaran lo morados en la cara y le lastimaron con gravedad la pierna izquierda y la pierna derecha”, contó el abogado.
“Después de eso, hasta las 6am la presentan en la procuraduría del estado. Al otro día la presentan en la procuraduría, que tiene que firmar unos documentos, que ella los firme y que va a quedar libre. Ella se niega, y les dice que necesita a un abogado y a derechos humanos porque fue golpeada. Le dicen que la van a degollar y que van a matar a su esposo. Entonces ella firma, le quitan las vendas y lo único que alcanza a ver es que se estaba presentando a declarar voluntariamente”, cuenta Xavier Olea a Carlos Marín.
“Para mi, el procurador, por instrucciones del gobernador, pidió que se sembrara ese dinero para tener dos declaraciones. Las declaraciones de mi clienta y la declaración, que seguramente aparecerá en alguna consignación, la de Francisco Javier, a quien mi clienta vio en una de esas paradas, amarrado a una silla y con masking y con cuerdas”, dijo Xavier Olea.
“Me resulta infantil que una persona pueda encargar a otra, 88.5 millones de pesos en cajas,… ahí te los encargo”, consideró Xavier Olea.

Milenio

No hay comentarios.: