viernes, 12 de julio de 2013

Exhortarán a autoridades para preservar lenguas indígenas

México,D.F.- El peligro inminente de desaparición de los dialectos indígenas Cucapá y Pápago, en Sonora, se relaciona con el hecho de que las comunidades de ambas culturas se encuentran cerca de la frontera con Estados Unidos, y la mayoría de los jóvenes se ven más interesados en aprender español e inglés.
Por tal motivo, la diputada federal Flor Ayala Robles Linares presentó un punto de acuerdo ante la Comisión Permanente para exhortar al Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI) a que refuerce las acciones tendentes a la protección y divulgación de estos lenguajes en la citada entidad.
xplicó que la falta de oportunidades de empleo en esas regiones ocasiona que cada vez más jóvenes decidan emigrar al país vecino, olvidándose de aprender y practicar su idioma natal.
La legisladora detalló que en 2011 fue implementado en Baja California el rescate de cuatro lenguas vivas habladas en la entidad (entre ellas la Cucapá), en colaboración con organismos como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y el INALI, entre otros.
Por otro lado, el INALI ha diseñado planes para preservar estos dialectos indígenas de México; un ejemplo es la creación del “Programa de Revitalización, Fortalecimiento y Desarrollo de las Lenguas Indígenas Nacionales 2008-2012".
Pese a ello, asegura la diputada, las acciones tomadas “no han sido suficientes para llevar a cabo el rescate de todas las lenguas en el país, lo que se está demostrando con el peligro inminente de la desaparición de las dos mencionadas”.
Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en el mundo se hablan más de 6 mil lenguas, de las cuales 2 mil 500 se encuentran en riesgo de desaparecer en el transcurso de los próximos años, si no se prevén acciones para su conservación.
En México, se hablan 364 variantes de lenguas maternas, pertenecientes a 11 familias lingüísticas, entre las cuales el INALI ha señalado a la Pápago y a la Cucapá como en peligro de desaparecer, debido a que sólo cuentan con 116 hablantes cada una.
La diputada Robles Linares refirió que la lengua Cucapá pertenece a la familia lingüística cochimí – yumana; sus hablantes llaman a su lengua Koipai (los que van y regresan), y se ubican en Baja California y Sonora.
Por su parte, la lengua Pápago es perteneciente a la familia lingüística yuto – nahua, y sus hablantes se autodeterminan como Tohono o Otham (gente del desierto), localizándose dicho grupo lingüístico en la frontera norte del país.
“Estas culturas -describió la legisladora- llevan a cabo la elaboración de artesanías, como figuras de madera tallada y la producción de piezas de alfarería y cestas que se fabrican con plantas del desierto que las mujeres recolectan. Tales actividades representan sus principales fuentes de ingreso”, apuntó.
Al implementar medidas para evitar la desaparición de estos dos idiomas, “se evitará la pérdida de parte de la identidad cultural e histórica que son características del país”, afirmó.
El punto de acuerdo, turnado a la Segunda Comisión, amplía el exhorto al gobierno de Sonora para trabajar en coordinación con el INALI, en virtud de que la mayoría de los hablantes de estas lenguas habitan en dicha entidad.
“No se debe olvidar que en el Estado de Sonora han desaparecido lenguas natales como el Ópata; de ella, actualmente sólo existen frases y palabras aisladas, por lo que es considerada como muerta”, aseguró.

No hay comentarios.: