sábado, 3 de agosto de 2013

Gas, solventes y chispazo provocaron explosión en Pemex: PGR

México, D.F.-  El sótano del edificio B2 del complejo administrativo de Petróleos Mexicanos (Pemex) era una bomba de tiempo, que el 31 de enero de 2013 explotó y dejó más de 30 muertos y 120 heridos.
Sedimentos de hidrocarburos de hace 80 años, solventes que generaron gases, presencia de gas metano, un flamazo de una instalación eléctrica y la falta de ventilación, fueron los factores que originaron la explosión en el complejo de la paraestatal.
La Procuraduría General de la República (PGR) dio a conocer los resultados del peritaje sobre los factores que intervinieron en la explosión de la Torre de Pemex, ubicada en la colonia Verónica Anzures.
De acuerdo con el Instituto de Geología de la Universidad Nacional Autónoma de México, encargado de determinar las causas que dieron origen a la acumulación de gas metano, se trató de una explosión multifactorial.
Del análisis geológico del subsuelo, se pudo comprobar la existencia de capas impregnadas de hidrocarburos producto de posibles derrames de los depósitos de combustible de la Huasteca Petroleum Company, empresa que hasta los años treinta ocupó el predio de la hoy Torre de Pemex.
En un comunicado, la PGR indicó que los derrames de hidrocarburos también pudieron haber sido del depósito de almacenamiento de hidrocarburos del servicio público del Distrito Federal, que posterior a la Huasteca Petroleum Company, también ocuparon ese lugar.
En el análisis geológico, también se comprobó la presencia de materia orgánica en el subsuelo, que con el paso del tiempo los microorganismos fueron creando el gas metano que al estar en contacto con los hidrocarburos se potencializó su crecimiento y reproducción.
Además, en el sótano había solventes que eran utilizados para el mantenimiento y una serie de conexiones que generaron vapores. Al combinarse con el gas metano se produjo una mezcla explosiva.
“El metano, al ser más ligero que el aire se confinó en la parte superior de los casetones ubicados en la zona de pilotes. Éste, al ser un lugar cerrado, sin ventilación, favoreció su depósito y nula difusión”, informó la PGR.
La producción y emanación de gas metano –continúa la explicación- se filtró y acumuló a través de los pilotes que llegan a la zona de cimentación y por el sistema de drenaje del edificio.
Aunado a todo lo anterior, peritos de la PGR encontraron en el sótano elementos de origen eléctrico para la ignición: una extensión de cable de luz, una lámpara y una clavija.
La conclusión del Instituto de Geología de la UNAM fue que la presencia del metano, acumulado a lo largo del tiempo, y los vapores que generaron los solventes en un lugar confinado, fueron el origen de la ignición.
“La explosión fue de tipo difuso, que se inició con una chispa de origen eléctrico o mecánico generando un flamazo de forma instantánea que consume en su totalidad la mezcla explosiva (de vapores y gas metano) en la zona de pilotes aumentando la temperatura y presión”, señala el peritaje.
Posteriormente vino la fractura, rompimiento de los cimientos, “y a causa de la onda expansiva se continúan rompiendo y proyectando las losas con efecto de abombamiento en los diferentes niveles del área del siniestro”, concluye.
   
La Crónica de Hoy

No hay comentarios.: