jueves, 26 de septiembre de 2013

Reality mexiquense

TELEVISIÓN DE ESTADO

Decir que la línea editorial de los medios de comunicación responde a intereses políticos y económicos es grave, pero más aún cuando el medio de comunicación pertenece a un gobierno, pues seguramente solo aparecerá lo bonito de su trabajo y censurará lo que afecte a su imagen.
Además los medios de comunicación oficiales son instrumentos de ataque para quienes no comparten la ideología política, y peor aún, se atreven a manifestar su descontento contra la autoridad.
Recordemos que en Televisión Mexiquense fue despedido un reportero por hacer un chiste de su orden de trabajo, como si hubiera cometido un pecado mortal; no existe un protocolo en la televisora porque a medida de sus ocurrencias van imponiendo la línea de trabajo que al final coincide en una cosa, proteger y difundir la imagen del gobierno del Estado de México, pues como dicen, el que paga manda.
Todos los partidos políticos lo saben y parece no importarles o parece que están conscientes que no pueden hacer nada para darle autonomía a la televisora y su programación sea más plural.
El problema no es solo que estén vetadas las autoridades que atentan contra el gobierno o son de partidos políticos distintos al del gobierno, porque además los descalifican como ocurre con Carlos González, conductor del noticiero, quien cada que puede le echa tierra al Ayuntamiento de Chimalhuacán por ser un gobierno antorchista, pero como dice el alcalde, Telésforo García Carreón, “ya estamos acostumbrados”. luisayalaramos@yahoo.com.mx

No hay comentarios.: