miércoles, 23 de julio de 2014

La izquierda busca nuevas vías para echar abajo la reforma

Ciudad de México.- “Le pese a quien le pese, somos mayoría”. Las palabras de Javier Lozano, un senador del PAN (derechas) conocido por sus bravuconadas, fueron muy claras. En cuatro días de debate nadie había dicho de forma tan clara por qué las críticas de la izquierda no llegarían a cambiar una sola coma a las leyes que abren el sector energético. Fue esa condición, la de la mayoría, la que permitió aprobar de forma avasalladora al PRI, el partido en el Gobierno, junto al PAN, el Partido Verde (PVEM) y Nueva Alianza (NA) cuatro dictámenes que forman parte de la reforma energética. La izquierda fue un convidado de piedra a pesar de haber encendido la tribuna con calurosos debates durante más de 60 horas.

No hay comentarios.: