jueves, 24 de julio de 2014

Semana de listones negros para la aviación internacional

Ciudad de México.- El desplome de un vuelo de la compañía Air Algerie, con al menos 116 personas a bordo, en el norte de África, se convirtió hoy en la tercera tragedia aérea ocurrida en los últimos siete días, en una semana catastrófica para la aviación civil.
Los percances aéreos ocurrieron en tres continentes diferentes y el balance de víctimas mortales sumaría 462 si se confirma que no hay sobrevivientes del vuelo de Air Algerie, ya que en los dos primeros 346 personas perdieron la vida.
Justo hace una semana, un avión de la compañía Malaysia Airlines, con 298 personas a bordo, cayó en el este de Ucrania, a unos 40 kilómetros de la frontera con Rusia, escenario de enfrentamientos armados.
El vuelo MH17 de la aerolínea malaya partió de Amsterdam, Países Bajos, rumbo a Kuala Lumpur, Malasia, e intempestivamente se vino a bajo el pasado 17 de julio, sin que los pilotos del Boeing 777 reportaran algún problema a bordo.
El gobierno ucraniano de inmediato sugirió que fue derribado por un misil tierra-aire y responsabilizó a los separatistas pro rusos contra quienes lucha para tratar de recuperar el control del este del país. Los rebeldes se deslindaron y acusaron al ejército.
Estados Unidos confirmó que la aeronave fue derribada por un misil y, aunque hasta ahora se desconoce el origen del disparo, las sospechas recaen sobre los separatistas, respaldados por Rusia.
El MH17, cuyos restos quedaron esparcidos en una amplia área de la región de Donetsk, transportaba a 15 miembros de la tripulación y 283 pasajeros, de los cuales 193 eran ciudadanos holandeses, cuyos cuerpos comenzaron a ser repatriados este miércoles.
Cuando el mundo todavía mantenía su atención en el desarrollo de la catástrofe del vuelo de Malaysia Airlines, en Taiwán un avión operado por la compañía TransAsia Airways se estrelló contra edificios al intentar aterrizar en las islas de Penghu, en el oeste del país.
El accidente se produjo este miércoles cuando la aeronave, en la cual viajaban 58 personas, volaba desde la sureña ciudad taiwanesa de Kaohsiung hacia Penghu con dos horas de retraso debido a las malas condiciones meteorológicas causadas por el tifón Matmo.
El avión se estrelló en las cercanías del aeropuerto de Magong en la localidad de Xixi durante su segundo intento de aterrizaje y cuando ya había perdido contacto con la torre de control, en medio de intensas lluvias y falta de visibilidad.
En el percance murieron 48 personas, entre ellos dos ciudadanos franceses, y otras 10 sufrieron heridas, confirmaron las autoridades taiwanesas.
Mientras los restos de las víctimas del vuelo MH17 están siendo repatriados y Taiwán aún digiere la tragedia en Magong, un avión operado por la compañía Air Algerie con 116 personas a bordo, desapareció este jueves de los radares cuando volaba sobre el norte de Malí.
El vuelo AH5017, que cubría la ruta entre las capitales de Uagadugú, Burkina Faso, y Argel, Argelia, perdió contacto 50 minutos después de despegar cuando viajaba sobre una zona desértica del norte maliense.
El piloto contactó minutos antes a los controladores de vuelo de Níger para cambiar de rumbo, debido a una tormenta de arena, por lo que se presume que la causa del accidente fue el mal tiempo.
Entre las 116 personas que viajaban en el vuelo AH5017 se encontraban 51 franceses, 26 burkineses, 20 libaneses, cinco canadienses, cuatro alemanes, un luxemburgués, un suizo y seis tripulantes españoles, incluyendo los dos pilotos.
Hasta el momento nadie ha llegado hasta el lugar donde quedaron los restos de la aeronave para verificar si hay sobrevivientes, aunque el gobierno francés confirmó que sus soldados desplegados en ese país habrían identificado el sitio y están ya en una misión de búsqueda.

Notimex

No hay comentarios.: