jueves, 5 de marzo de 2015

Familiares de normalista exigen a Arely Gómez que retome el caso

México, D.F.- La detención del ex policía municipal de Iguala Luis Francisco Martínez, a quien se señala como probable responsable del asesinato del estudiante de la Normal Rural de Ayotzinapa Julio César Mondragón Fontés, anunciada por el gobierno federal el pasado 26 de febrero, no resuelve nada, sólo responde a una acción hecha al vapor y no tiene el respaldo de una investigación seria y profunda, con pruebas, sostuvo la familia del joven normalista, uno de los tres que murieron durante el ataque de la noche del 26 de septiembre y la madrugada del día 27 en Iguala, Guerrero.
Julio César, mexiquense de origen, fue abandonado a dos cuadras del lugar donde los autobuses con estudiantes fueron atacados y de donde 43 de ellos fueron secuestrados por los propios policías. Su cuerpo fue encontrado en horas de la madrugada. Le habían arrancado el rostro.

No hay comentarios.: