jueves, 30 de abril de 2015

Tiene México el peor nivel de libertad de prensa en una década

Ciudad de México.- Al avalar la intervención telefónica, localizar usuarios de celulares y desactivar las comunicaciones durante las protestas sociales, la Ley de Telecomunicaciones redujo aún más la ya lastimada libertad de prensa en México –uno de los lugares más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo–, por lo que el país descendió al lugar 139 de los 199 países clasificados por la organización Freedom House en su informe sobre libertad de prensa 2014.
Según dicha agrupación, al alcanzar su “peor calificación en una década”, México formó parte otra vez de los 65 países en los que la prensa estaba considerada como “no libre” en 2014. Por lo mismo, al igual que 44% de la humanidad, los mexicanos no vivieron en un entorno de prensa libre.
Además de México, sólo cuatro países del continente americano entraron en esta categoría: Cuba, Honduras, Venezuela y Ecuador, cuyos gobiernos estrecharon el control –a veces mediante la represión– sobre la prensa.
En América Latina, sólo en Belice, Costa Rica, Uruguay y Surinam, así como en varias islas caribeñas se goza de un entorno favorable a la libertad de prensa, según Freedom House.
Al igual que “en otros países de Centroamérica”, en México “las intimidaciones y la violencia contra los periodistas continuó disparándose en 2014, ya que pandillas y autoridades locales buscaron impedir el reporteo sobre crimen organizado y corrupción en sus territorios”.
La organización se alarmó ante la regresión de la libertad de prensa en prácticamente todas las regiones del mundo, donde los periodistas sufrieron en 2014 detenciones, secuestros, censura –tanto gubernamental como de los consorcios dueños de los medios– y amenaza con mayor frecuencia.
Una excepción destacada fue Tunisia. La cuna de las “Primaveras Árabes” amplió los derechos a la información y a la crítica mientras que su nueva Constitución consagra la libertad de prensa.
Sin embargo, los demás países de Medio Oriente y de Magrheb –entre ellos Egipto, Libia, Siria, Irán o Argelia, así como las monarquías petroleras árabes– continuaron su caída en términos de libertad de prensa.
Aún los países de Europa Occidental –que encabezan la clasificación de Freedom House– enfrentan el dilema de prohibir los discursos de odio que propaga la ultraderecha –tanto de xenófobos como de yihadistas–, sin vulnerar a la libertad de expresión. La ley antiterrorista que adoptó el gobierno francés, por ejemplo,
El gobierno de Estados Unidos, uno de los países del continente en el que la prensa está considerada como “libre”, preocupó a Freedom House durante la represión y el encarcelamiento de algunos periodistas durante las protestas que estallaron en la ciudad de Ferguson, Missouri, en abril pasado, a raíz del asesinato de un joven afroamericano por parte de policías.
Además, la organización observó con angustia las medidas de espionaje operadas tanto en Europa Occidental como en Estados Unidos por parte de los servicios de inteligencia, bajo el pretexto del mantenimiento de la seguridad nacional.

Proceso

No hay comentarios.: