miércoles, 20 de mayo de 2015

Tortura, la nueva definición de justicia en el DF

Ciudad de México.- Del 2012 al 2015 la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) reportó 47 casos de tortura con 95 víctimas, de los cuales el Tribunal Superior de Justicia solamente reportó y condenó (durante el 2012) a cinco policías.
En la Ciudad de México muchos de los detenidos por la policía son torturados para confesarse como autores de ciertos delitos, muchos de ellos inculpados, para tener a una persona a quien procesar. A pesar de que estas prácticas podrían significar la anulación del procedimiento.
En este contexto, en la recomendación 14/2014, la CDHDF señala que algunas víctimas aseguraron ser torturadas para inculparse de un delito y pidió a la Procuraduría investigar y sancionar a los servidores públicos responsables.
Las estadísticas del Tribunal Superior de Justicia indican que desde el 2012, ninguna persona ha consignada por este delito, pero esto no significa que no esté ocurriendo ahora y que los jueces no estén prestando la atención debida a las declaraciones de testimonios producidos por casos de tortura.
El Protocolo de Estambul
El Manual para la investigación y documentación eficaces de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, mejor conocido como Protocolo de Estambul, es un mecanismo en el que el Tribunal Superior de Justicia podría apoyarse para sancionar las prácticas descritas; sin embargo, ha ocurrido todo lo contrario y se ha empleado como un pretexto para no investigar.
En la actualidad la figura del policía o de la justicia mexicana se encuentra muy gastada, por la impunidad que ha llevado a niveles inimaginables la incredulidad de la sociedad mexicana en estos. Por esta razón, actos como el de la tortura y por ende abuso de poder ocurren sin que la escasa ley mexicana se vea reflejada en ningún nivel de justicia.

Reforma

No hay comentarios.: