viernes, 11 de septiembre de 2015

Perfilando

Lagos, Silva y Carvallo, el juego
Por Iván Calderón

Mientras el Acción Nacional vive una severa crisis en Veracruz con miras al 2016, los diputados federales Erick Lagos Hernández, Alberto Silva Ramos y Jorge Carvallo Delfín, no cesan en sus intenciones de controlar la sucesión de estado.
Con renovados aires políticos, tanto Lagos, así como Silva, y Carvallo, continúan sumados a la carrera por la silla de Veracruz, equilibrando en intenciones al senador José Yunes Zorrilla, y dejando muy por debajo a Héctor Yunes Landa.
Es cierto, la caballada está muy cargada, pero de estos nombres, pudiera salir el próximo candidato por el Revolucionario Institucional a un mandato de 24 meses.
Hay que decirlo, sea como sea, el gobernador resultó muy hábil en el manejo político.
Quién manda en el estado, amplió el espectro sucesorio, y aunque les disguste a muchos, será factor indiscutible en la designación para el próximo candidato.
Incluso si se llegan a hablar de abolladuras de gubernamentales, o hasta del natural desgaste del fin de sexenio, Javier Duarte cuenta con el innegable derecho de opinión y descarte, mismo que se ganó en el pasado proceso federal.
No es ninguna casualidad que el actual jefe de las instituciones se encuentre muy cerca de los nuevos diputados federales, y más aún del coordinador de la bancada priista veracruzana, o del vice coordinador nacional.
Duarte de Ochoa opera más ingresos y beneficios para el estado, a través de los legisladores por Tuxpan, Acayucan y los Tuxtlas.
Además, vía Silva Ramos desgastan la figura de Miguel Ángel Yunes Linares, y sobre todo se amplían las relaciones en altiplano, a través del nuevo titular de la SEP.
Aurelio Nuño mantendrá contacto en Veracruz con el cisne, y el mismo Nuño Mayer, forma parte del trío de poder en la federación.
Equipo conformado por Mayer, Luis Videgaray y José Antonio Mead.
Es más, tal parece ser que a menos de 2 meses que se acerquen las definiciones primarias, el Duartismo ya está haciendo alianzas y consensos.
Lo anterior sale a relucir en la cena que sostuvieron en días pasados en conocido restaurante de Boca del Río, Javier Duarte, Erick Lagos, Alberto Silva, y uno de los personajes más ligados a José Yunes, el munícipe xalapeño Américo Zúñiga, siendo testigo de honor el alcalde de Veracruz Ramón Poo.
Pero esa, será otra historia.
En fin, no existe la menor duda que la moneda aún está en el aire, y mientras la bufalada espera al indicado, el Duartismo está moviendo apropiadamente sus cartas.
Habrá que ver como concluye el juego.
Falta muy poco tiempo.

No hay comentarios.: