jueves, 7 de enero de 2016

Pluma Negra

Por José Calzada

*La última carta de PRI
*En Familia
Después de que en la visita del presidente Enrique Peña Nieto no hubo humo blanco para la designación del candidato del PRI a la gubernatura de dos años, como ya lo había establecido el propio secretario de Gobernación en la víspera, sigue la incertidumbre para la militancia del tricolor, aunque en las altas esferas se mantiene la versión de un posible cambio del casi virtual candidato, Héctor Yunes Landa.
La estrategia del máximo poder en Veracruz, es fracturar la alianza PAN-PRD para demostrar la capacidad de negociación que tuvo el botón de muestra con la declinación de Juan Bueno Torio al PAN, ahora se busca que Francisco Valencia García sea el candidato del Sol Azteca respaldado por Héctor Bautista en el Comité Ejecutivo Nacional de ese partido, por encima del aliancista Agustín Guasave quien ya puso su cabeza a cambio de respaldar a Miguel Angel Yunes en la propuesta de candidato de ese binomio partidista.
Francisco Antonio Valencia García se convirtió en duartista al ocupar la Dirección de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz, es originario de Córdoba y es ingeniero civil por la Universidad Veracruzana y su mote es Nenusa bautizado por el ex líder perredista Enrique Romero Aquino quien decía que Nenusa era un dinosaurio sin estómago y que todo lo que comía se le distribuía por el cuerpo haciéndolo inmenso.
La historia de Francisco Valencia es turbia, siempre ha sido un trepador, en sus días de contratista de Petróleos Mexicanos, era un Rey Midas que todo lo convertía en oro. Le fluían los contratos en el área industrial de Coatzacoalcos, sabido su olfato para las licitaciones a las que a menudo se adelantaba, realizaba la obra y luego la proponía con algún funcionario corrupto que le asignaba el proyecto, primero en Tabasco y luego en el sur de Veracruz, se abrió camino también en la industria de la construcción. Pero al mismo tiempo, de pronto apreció bajo sospechosísimo de ligas con el PRD del sur de Veracruz, al que habría financiado en tareas políticas en el sexenio anterior.
Esa es la carta de los factores externos del PRD que buscan colocar a un candidato fracturador de la alianza como lo  hicieron en su momento con Julio Saldaña Morán allá en el Puerto de Veracruz.
Aunque de lograr este paso, la máxima autoridad en Veracruz estaría en condiciones de proponer al aspirante a la gubernatura de dos años, por eso el dirigente del PRI estatal, Alberto Silva Ramos mantiene prendida sus velas para alcanzar la  nominación.
La vacilada de Jorge Carvallo Delfín que aspira por el Partido Verde a la candidatura del gobierno de dos años, murió al nacer ya que los actores políticos que escogió para la operación destape no tienen voz ni voto en ese partido, mucho menos calidad moral para hacer un pronunciamiento de ese tamaño, pero si evidencian el tamaño del toluqueño.
Por lo pronto, este es el escenario a 24 horas de que se rompió el tradicional destape que cada seis años llegada en antaño como regalo de día de Reyes a Veracruz para que el dedo presidencial mandara la señal a todos los veracruzanos de su próximo gobernante.
EN FAMILIA
Sin duda alguna, la respuesta de Héctor  Yunes Landa a su primo Miguel Angel  fue de lujo respecto a las diferencias políticas llevadas a la arena familiar. El priísta dejó claro que no se meterá con la familia para descalificaciones de ningún tipo, incluso les recordó que si alguien ha defendido a los Yunes azules desde hace más de seis años, es precisamente él.
De esa manera, Héctor Yunes dio una muestra de lealtad a la sangre, de respeto a la familia por encima de ideologías partidistas o religiosas, y así queda claro que Miguel Angel no es capaz de superar los temas políticos por la familia.

No hay comentarios.: