miércoles, 6 de enero de 2016

Utilizar a Dios para justificar el odio es una auténtica blasfemia: Vaticano a Charlie Hebdo

Ciudad de México.- El periódico de la Santa Sede, L’Osservatore Romano, criticó al semanario satírico francés Charlie Hebdo por caricaturizar a Dios como un asesino.
Destacó que la portada del diario –publicada en una edición de aniversario para conmemorar el ataque de hace un año, cuando militantes islamistas mataron a 12 personas en su redacción en París– es “lamentable” e irrespetuosa con los fieles de todos los credos al presentar a Dios manchado de sangre y con un kalachnikov a la espalda bajo el título “Un año después el asesino sigue corriendo”.
En un breve artículo titulado “Fe manipulada”, en el que califica de “penosa” la portada de Charlie Hebdo, el Vaticano subraya que los líderes religiosos han condenado el uso de la violencia en nombre de Dios.
“El episodio no es una novedad porque, tras la bandera engañosa de una ‘laicidad sin compromisos’, el semanario francés olvida una vez más que los líderes religiosos de todas las religiones están repitiendo desde hace tiempo el rechazo a la violencia en nombre de la religión”, puntualiza L’Osservatore Romano.
Y precisa que tal como ha señalado el propio papa Francisco en varias ocasiones, “utilizar a Dios para justificar el odio es una auténtica ‘blasfemia'”.
Añade: “En la elección de ‘Charlie Hebdo’ se percibe la triste paradoja de un mundo cada vez más atento a lo ‘políticamente correcto’ hasta el punto de rozar lo ridículo (…) pero que no quiere reconocer y respetar la fe en Dios de cada creyente, sea cual sea el credo que profese”.
En su artículo, L’Osservatore Romano también destaca las palabras del presidente del Consejo francés del culto musulmán, Anouar Kbibech, quien ha afirmado que la portada es “una imagen que hiere a todos los creyentes de las diversas religiones”.
En el primer aniversario del atentado contra su redacción, perpetrado por los yihadistas el 7 de enero de 2015, el semanario satírico francés reivindicó su supervivencia frente con un número especial y en cuya portada resalta la imagen de Dios dibujada por el director Laurent Sourisseau, conocido como Riss, uno de los sobrevivientes del ataque.
En su editorial, Riss señala que en la historia de Charlie Hebdo desde su reaparición en 1992, “la muerte siempre ha formado parte del periódico”, en primer lugar porque estaba amenazado de desaparición por razones económicas.
Denuncia, asimismo, que desde que publicaron las famosas caricaturas del profeta Mahoma en 2006, “muchos” esperaban que los mataran, y en ese grupo incluye a “fanáticos embrutecidos por el Corán”, pero también de otras religiones. “Nos deseaban el infierno en el que creen por habernos atrevido a reírnos de la religión”, subraya.
En esa lista, Laurent Sourisseau también añade a algunos “intelectuales amargados” o “periodistas envidiosos”. Y lanza: “Ese atajo de locos y de cobardes quería nuestra muerte”.
De igual manera, recuerda que en 2011 sufrieron un primer atentado, cuando fueron incendiados sus locales en un momento en que estaban vacíos, lo que llevó a la Policía a darles protección.
Una protección que el mismo Riss reconoce que consideraba que no hacía falta un mes antes del ataque de enero de 2015.
“Las historias de las caricaturas eran pasado. Pero la religión desconoce el tiempo. No cuenta en años o en siglos porque sólo cuenta la Eternidad”, apunta el editorial.
Y más: “Un creyente, sobre todo fanático, no olvida nunca la afrenta a su fe porque tiene por detrás y por delante la Eternidad. Es lo que habíamos olvidado en Charlie. La Eternidad nos cayó como un rayo ese miércoles 7 de enero”.
Riss justifica: “Todo lo que hemos vivido desde hace 23 años nos da la rabia” para continuar.
Prosigue: “Nunca hemos tenido tantas ganas de romper la cara a los que han soñado con nuestra desaparición. No serán unos gilipollas encapuchados los que van a echar por tierra el trabajo de nuestras vidas y todos los momentos formidables que vivimos con los que murieron. No serán ellos los que verán palmar a Charlie. Es Charlie el que los verá palmar”.
El director del diario satírico concluye que las convicciones de los ateos y de los laicos “pueden mover todavía más montañas que la fe de los creyentes”.
En su número especial de esta semana, Charlie Hebdo sacará a la venta cerca de un millón de ejemplares con 32 páginas, en lugar de las 16 habituales, con ilustraciones de los dibujantes asesinados pero también de los actuales, así como mensajes de apoyo de personalidades, de acuerdo con información difundida por la agencia EFE.

Proceso

No hay comentarios.: