martes, 10 de mayo de 2016

PLUMA NEGRA

VERACRUZ LA CEREZA DEL PASTEL

Por: José Calzada

En el mapa electoral del país, de las 12 gubernaturas que se juegan en la elección del 5 de junio, el PRI le apuesta a ganar nueve, pero en realidad todas están en condición de disputa, en ninguna existe un margen suficiente para decir desde ahora que se obtendrá un triunfo contundente. Para los veracruzanos priístas, la apuesta es a un milagro ya que en las encuestas reales el candidato Héctor Yunes Landa se encuentra empantanado desde hacer dos semanas ni sube ni baja.
Las dificultades en el PRI se arrecien con los reportes de muchos de los candidatos a diputados locales que en muchas de las puertas que tocan, son recibidos con la noticia de que sí votarán por ellos pero no por el candidato al gobierno.
El aumento de intensidad en las campañas radiofónicas y de espectaculares entre el PRI y el PAN da cuenta de que el llamado empate técnico que pretende vender el tricolor no es tal, pero también de la preocupación del blanquiazul por no tener en las manos la sólida ventaja que prolifera tener sobre el PRI.
A partir de este lunes 9 de mayo, las hostilidades crecerán en proporciones poco imaginables en el campo de la batalla, no habrá compasión mucho menos respeto entre los primos Yunes Landa y Yunes Linares, se darán con todo, en el juego de las vencidas sólo puede haber un vencedor y no será en las urnas, la decisión final estará a cargo de los tribunales electorales porque los votos ciudadanos serán superados por la tramposería partidista y de intereses de poder.
En la radio ya suenan los tambores de guerra con toda intensidad, las voces de Miguel Angel Yunes y de Héctor Yunes Landa  prevalecen por encima del resto de los candidatos al gobierno, pero hay un candidato que silenciosamente avanza colgado de las valencianas de Andrés Manuel López Obrador. Cuitláhuac García está en la pelea y en algunas encuestas ya figura como segundo lugar.
Los Yunes han sido los mejores protagonistas del show de las ofensas, denostación y desprestigio sacando sus trapos al sol, pero enfrascados en su guerra intestina no se percataron del trabajo sigiloso del candidato de MORENA que al parecer aplica la misma estrategia con la que llegó de manera sorpresiva a la diputación federal por el distrito de Xalapa en la elección del año pasado.
El crecimiento de MORENA en Veracruz no es orgánico ni ciudadano, son los mismos simpatizantes del PRI y del PAN que no se sienten identificados en sus respectivos partidos ni por sus candidatos, se sienten defraudados y por eso buscan una vía alterna.
Se trata de los simpatizantes del PRI y del PAN que ya decidieron ir con MORENA porque saben que es la única opción, el resto de los candidatos, los del PT, el Independiente y el Pipo, resultan ser una verdadera vacilada, comparsa priísta que no alcanzarán ni el uno por ciento de la votación el próximo 5 de junio.
Quedan escasos 20 días de show, en la encarnizada lucha entre el PRI y el PAN, bastará un error de cualquiera de los lados para el descarrilamiento electoral.
De lo que sí pueden estar seguros los dos candidatos que apellidan Yunes es que han generado asco a la política, que han hartado a la población y alimentado al abstencionismo a lo largo y ancho del estado de Veracruz.
La faena de los candidatos a diputados locales no garantiza nada en el caso del PRI porque en la mayoría de sus distritos, los aliados acuden a la elección de manera separada y solo acompañan al candidato al gobierno, es decir,  promueven el voto cruzado y es una estrategia de alto riesgo. En el PAN-PRD la alianza es completa.
JUDICIALIZAR  LA ELECCION
Desde ahora se prevé que ni el PRI ni el PAN aceptarán un resultado adverso en la elección por la gubernatura el próximo 5 de junio, el camino es la impugnación y la judicialización del proceso para que sean los jueces quienes determinen quien será el próximo gobernador de Veracruz en un periodo de dos años.  Un caso extremo sería la anulación del proceso con todo y la declaración del presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello quien declaró como muy lejana esa posibilidad.
Ayer, el funcionario que se hizo famoso por burlarse de las etnias indígenas en la pasada elección, visitó la Junta local del INE para verificar el avance del proceso y seguramente apretar a los consejeros del Organismo Público Local Electoral, ahí fue entrevistado y no descartó la posibilidad de que una elección se anule pero es una salida extrema que se toma sólo si hay graves irregularidades, que seguramente las habrá en Veracruz.
Un motivo para anular la elección podría ser una manipulación grave del voto público, dijo el presidente Consejero del INE, y por lo que se ha visto hasta ahora, es posible que sucedan cosas peores.

No hay comentarios.: