lunes, 10 de octubre de 2016

PLUMA NEGRA

DAÑO PATRIMONIAL
 
Por: José Calzada

El diputado Francisco Garrido Sánchez en su calidad de presidente de la Comisión Permanente de Vigilancia en el Congreso Local, e convirtió en el foco de atención este viernes debido a los datos del daño patrimonial de la Cuenta Pública 2015 en donde se presume un daño patrimonial de al menos 14 mil millones de pesos, es decir, todos metieron la mano por todos lados a las finanzas públicas el año pasado cuando se celebraron elecciones para diputados locales.
Francisco Garrido no es un blanca paloma, su llegada a la presidencia de la Comisión de Vigilancia se la debe al ex gobernador Fidel Herrera Beltrán y su desempeño de lobo con piel de oveja se lo debe a su ahora enemigo, Alfredo Tress, pero hoy se llena la boca de honestidad falsa, actitud que ayer en el Palacio Legislativo casi lo llevan a los golpes cuando el cacique de Paso de Ovejas, Adolfo Ramírez Arana le reclamó la acusación de daño patrimonial a su esposa Ana Rosa Valdés quien es la alcaldesa y fue candidata a diputada local fallida en el paso proceso electoral.
La discusión entre bandidos se dio en el interior de Palacio Legislativo previo a la sesión de la Diputación Permanente y de no ser por otros diputados que calmaron los ánimos, la bronca hubiese llegado a los golpes.
Y es que en el 2015, 57 de los 212 alcaldes veracruzanos malversaron fondos públicos, muchos otros también lo hicieron pero llegaron a acuerdos con Francisco Garrido y Tomás Bustos Mendoza, en total los infractores no comprobaron gastos por 241.3 millones de pesos, de los cuales 29.2 millones desaparecieron de las manos de la alcaldesa de Paso de Ovejas, un municipio pequeño pero que su presidenta municipal participó sin éxito en las elecciones pasadas para la diputación.
Esta situación mantiene alterado a su esposo, el diputado local Adolfo Ramírez Arana quien de plano le cantó el pleito a su homólogo Francisco Garrido Sánchez en el afán de impedir los procesos legales que implica la responsabilidad de tomar dinero público para otros fines, pero el tema ya es público y oficial por parte del Organo de Fiscalización Superior.
Lo cierto es que muchos alcalde y titulares de los entes fiscalizables en el estado de Veracruz, le meten mano al cajón del dinero y ahora en la revisión de las cuentas no pueden soportar el uso de los recursos.
EL reto entre los diputados Ramírez Arana y Garrido Sanchez no ha terminado y es seguro que en los próximos días ofrezcan nuevos espectáculos ya que se trata de dos personajes protagonistas y que seguramente se bajarán la calentura.
Y si el daño patrimonial de los ayuntamientos es alto, en total en total el daño patrimonial de todos los entes fiscalizabas es de nueve mil 231 millones de pesos de acuerdo  de los cuales tres mil millones de pesos en el Instituto de Pensiones del Estado de acuerdo al reporte del Organo de Fiscalización Superior.
Datos graves por ejemplo en la Secretaría de Finanzas el daño es por más de un millón de pesos, mientras que en Educación siete millones, en Desarrollo Social 431 millones, en  Desarrollo Agropecuario 286 millones, en el Fideicomiso Veracruzano de Desarrollo Agropecuario 717 millones de pesos por dar algunos ejemplo y aunque la ley permite un periodo para la solventación ninguno de los veracruzanos puede creer que existan esas millonarias equivocaciones.
Lo curioso es que por primera vez, el ORFIS detectó las irregularidades en el último año de gobierno de Javier Duarte de Ochoa, algo que nunca detectó en los últimos cinco años y todos los alcaldes y entes fiscalizabas aprobaron sin mayor problema sus cuentas públicas año con año.
El conflicto político que generó esta situación derivó en el berrinche de los diputados del PAN que ayer no participaron en la Diputación Permanente por dos razones, por defender sus posturas en torno a la Cuenta Pública pero también porque no les han pagado sus viáticos y demás prebendas que como representantes populares tienen en el Poder Legislativo.

No hay comentarios.: