viernes, 28 de abril de 2017

Por tres mil millones “Madame” Gina y el “Cisne” Silva en la mira de Winckler

Xalapa, Veracruz.- Los recursos aprobados por la Secretaría de Salud federal fueron otorgados para realizar campañas de promoción a la salud, pero producir materiales no es elaborar una campaña, también hay que hacer uso de los medios masivos de comunicación como prensa, radio, televisión y ahora hasta por Internet en medios digitales, sin embargo, la voracidad de quienes firmaron el contrato no los dejó pensar en que sería muy obvio gastarse los 49.4 millones de pesos en la producción de lonas, carteles y spots.
Con respecto al pago, es importante precisar que el 30 de diciembre de 2015, o sea, a la firma del contrato, Alfairis recibió un primer pago equivalente al 30% de los servicios profesionales pactados para el diseño de la estrategia y difusión (unos 15 millones de pesos); los siguientes pagos se realizaron, según consta en el contrato, un segundo por un 15% el día 29 de enero de 2016, un tercer pago del 15% el 29 de febrero de 2016, un cuarto pago del 15% el día 31 de marzo de 2016 y un quinto pago del 25% el día 29 de abril de 2016. Lo anterior, previa presentación de la factura original debidamente requisitada, debiendo realizarse los pagos en el domicilio de la Unidad Administrativa de “SESVER” mediante cheque nominativo y/o traspaso bancario a favor de “EL PRESTADOR DE SERVICIOS”.
LA SIMULACION DE ALFAIRIS
No obstante que se trató evidentemente de un contrato voraz y amañado en el que a la empresa prestadora de servicio le faltó cobrar los 32 pesos con 50 centavos del presupuesto original por su “producción”, el colmo fue que aparentemente no hubo tal producción.
Sí, como lo está usted leyendo, la carpeta y CD con materiales que presentó Alfairis son los mismos que elaboró el personal del departamento de Comunicación Social, lo que hace suponer a las autoridades que todo fue una simulación y que se trata de contratos fantasma para cobrar el dinero.
Es decir, integrar una carpeta y quemar un CD es lo que se habría pagado más de 49 millones de pesos a la señorita Iris del Carmen Hernández Cruz, representante de Alfairis, quien por cierto, a ser contactada mediante la vía telefónica nunca atendió la llamada y vía Whatssap primero respondió muy atenta, pero al saber el tema para el cual se le estaba buscando, enmudeció y ya no volvió a escribir ni una sola palabra, aunque fingió desconocer del tema, pero fue muy evidente su nerviosismo y su reacción de no saber qué hacer o qué decir.
Trabajadores de la propia Coordinación General de Comunicación Social que pidieron el anonimato dijeron que el caso de Alfairis y los recursos para Promoción de la Salud, es apenas la punta de la madeja.
Sugirieron también investigar a la maestra Mariana Viveros Contreras, hija de Carolina Viveros García, quien se desempeñó como jefa de la unidad de producción y publicidad de la Coordinación de Comunicación Social y quien realizaba presuntos manejos sospechosos, por lo que las autoridades la tienen en un listado de personas bajo proceso de investigación.
Para nadie es un secreto que el hoy diputado Alberto Silva Ramos, cuando fue Coordinador de Comunicación Social se confrontó en varias ocasiones -en twitter- con el entonces aspirante al gobierno de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares. Dicen quienes lo conocen que el tuxpeño quiso presumir de valiente, pero no imaginó jamás que el PRI perdería la gubernatura y que los tiempos de estar bajo la lupa llegarían.
TRES MIL MILLONES QUE NO APARECEN
A través de las clásicas filtraciones anónimas, trascendió este miércoles que la “madame” Gina Domínguez Colío fue llamada a declarar ante la Fiscal Sexta Adscrita a la Fiscalía de Investigaciones Ministeriales, a cargo de la licenciada Concepción Abigail Mar Morales.
Y es que trascendió que la Fiscalía General del Estado a cargo de Jorge Winckler Ortiz, tiene abiertas tres carpetas de investigación por posibles actos de corrupción y el presunto desvío de casi tres mil millones de pesos, en contra de Gina Domínguez y el hoy diputado federal Alberto Silva Ramos.
Las investigaciones en curso habrían tenido su origen por observaciones en auditorías así como de denuncias interpuestas ante el Ministerio Público.
Por cierto y a propósito de denuncias, hay una que fue interpuesta en contra de Alberto Silva Ramos por directivos del portal Centronoticias por un presunto fraude del orden de los cuatro millones de pesos, ya que Centro Noticias fue requerido por el SAT para el pago de los impuestos correspondientes y al revisar se descubrió que las facturas de su empresa fueron clonadas y utilizadas para saquear dinero de Comunicación Social.
Consultado al respecto, Hilario Juárez, representante de dicho portal de noticias comentó que la demanda sigue su curso, no obstante que Alberto Silva les envió a uno de sus “carga maletas” de nombre Julio, para disuadirlos de que retiren los cargos en su contra, incluso a cambio de una suma de dinero, pero desde luego no aceptaron porque el tema es delicado y tiene que ver directamente con el Sistema de Administración Tributaria.
Los afectados no descartaron que la facturas de otros medios también hayan sido clonadas y cobradas en Comunicación Social, por lo que aseguraron que en su caso llegarán hasta las últimas consecuencias del caso, al cabo que el fuero de Alberto Silva no será eterno.
En una de las indagatorias, los fiscales tiene evidencia de al menos 2 mil 900 millones de pesos relacionados con supuestos gastos de comunicación y difusión de actividades del gobierno veracruzano, de los que no existe comprobación alguna.
Gina Domínguez fue coordinadora de comunicación social del gobierno de Javier Duarte del 1 de diciembre de 2010 al 20 de febrero de 2014. Alberto Silva lo fue en dos periodos, el primero del 21 de febrero de 2014 al 5 de enero de 2015, y el segundo de abril a octubre de 2016.
Otra de las indagatorias abierta por la Fiscalía de Veracruz es por posible enriquecimiento ilícito en contra de Gina Domínguez y una más que se habría iniciado esta misma semana que concluye, es por posibles hechos de corrupción del “Cisne” Alberto Silva Ramos, mismos que fueron hechos públicos por la propia Gina Domínguez en una columna.
En su oportunidad se hizo público que el gobierno de Javier Duarte pagó 503 millones de pesos a 19 empresas fantasma, por supuestos gastos de difusión de actividades del gobierno, es decir, durante la gestión de Silva Ramos al frente del área de Comunicación Social.
Un año antes de asumir como vocero del gobierno, es decir en 2013, Silva encabezaba la Secretaría de Desarrollo Social y en su gestión dicha dependencia asignó por lo menos 50 contratos al mismo grupo de empresas fantasma.
LAS TRANSFERENCIAS DE GINA
Este jueves igualmente hasta la redacción de varios medios en el estado llegaron unas listas con los nombres, fechas y montos de supuestas transferencias que durante los años 2012, 2013 y 2014 habría realizado Gina Domínguez Colío a empresas ficticias que al verificarse son tienditas y hasta lotes baldíos.
Entre otras razones sociales se encuentran por ejemplo: Centro de recursos de negocios, Mogarver SA de CV, Grupo Balcano, SA de CV, Anzara SA de CV, Pefraco SA de CV, Cymaned SA de CV, Abastecedora Romcru SA de CV, Carrirey SA de CV, Desarrolladores Mercalim SA de CV, Ravsan Servicios Múltiples SA, Rinoxa SA de CV, Marvercarr SA de CV, engtre otras que en su conjunto habrían recibido transferencias por 383,187,589.39.
Carrirey y Marvercarr se vieron beneficiadas con pagos por cerca de 80 millones de pesos por parte de Gina Domínguez Colío, con contratos millonarios. La primera se adjudicó de manera directa los contratos y es una empresa multiusos, por el sinfín de servicios como proveedor, como es artículos legales, anuncios publicitarios e impresiones de facturas. La segunda, beneficiada por la Vocera próspera, Gina Domínguez, con más de 30 millones de pesos, así como contratos en la SEV, Protección Civil, entre otras. Las empresas CARRIREY Y MARVERCARR tienen sus domicilios falsos y pertenecen al grupo de “negocios fachada o fantasmas”
Todos y cada uno de los asuntos relacionados con Gina Domínguez, Alberto Silva y Juan Octavio Pavón, siguen su curso y será la Fiscalía General del Estado la que determine lo procedente, pero la que más cerca parece estar de pisar la cárcel, sin duda es Gina Domínguez a quien dejaron desprotegida.

Noreste

No hay comentarios.: