martes, 30 de mayo de 2017

PLUMA NEGRA

ELECCIÓN EN RIESGO

Por: José Calzada

El Organismo Público Local Electoral de Veracruz (OPLE) y el propio Instituto Nacional Electoral llegan a la elección local con una serie de deficiencias técnicas que se traducen en dudas y cuestionamientos por parte de partidos políticos y de los ciudadanos, pero sobretodo se pone en riesgo el ejercicio democrático que consagra la reforma electoral federal del 2014 que por primera vez se aplica a una elección municipal en Veracruz.
En la sesión de este lunes, los representantes de los partidos ante Consejo General del OPLE arreciaron su crítica y desconfianza al árbitro por su tímida actitud ante el INE por la falta de entrega de las acreditaciones de los representantes generales y de casilla que a menos de una semana no justifica el retraso a pesar de que la ley establece que se deben entregar junto con las listas nominales y las boletas electorales a las mesas directivas de la casillas de acuerdo a la ley.
A menos de una semana de la elección para renovar los 212 ayuntamientos veracruzanos, aún no cuentan con la lista definitiva de representantes acreditados por cada partido político para participar en la jornada, sin embargo, este lunes se inició con la entrega y distribución de las boletas electorales con todo y el riesgo que significa que éstas se encuentren por casi una semana en manos de los integrantes de las mesas directivas de las casillas.
De acuerdo a la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales en su artículo 269 el INE debe de entregar la documentación electoral dentro de los cinco días previos a la elección que consiste en las boletas electorales, la lista nominales de cada sección, relación de los representantes de los partidos y de los candidatos independientes, así como los representantes generales de los partidos, pero no fue así  y solo entregaron las boletas bajo una serie de irregularidades en diferentes puntos de la entidad veracruzana.
La situación se complica para hacer llegar sus nombramientos a los más de 10 mil 219 propietarios registrados por los partidos políticos en Veracruz, ya que en virtud del tiempo se trata de horas lo que falta para el día de la elección y no habrá tiempo para hacer las correcciones necesarias.
Hay una gran ineficiencia técnica y desinterés del Instituto Nacional Electoral para auxiliar al OPLE en Veracruz, los tratan como si fueran un estado de segunda, como si nada fuera importante en Veracruz, ya que desde el año pasado viene repitiéndose esta situación, pero definitivamente este año es peor su ineficiencia.
Los representantes de los partidos políticos, exigieron al consejero presidente, Alejandro Bonilla Bonilla, para solicitarle su intervención y pida al INE un informe para precisar la entrega de esos datos, y hacer valer el convenio de colaboración firmado entre esos organismos.
Y es que se trata de un problema que debe resolverse a la brevedad porque todos los funcionarios de casilla cuando reciban el paquete electoral deben tener una lista de los representantes debidamente acreditados que van a estar el domingo en esa casilla y que van a tener derecho a votar, sin embargo, esta situación levanta cierto sospechosismo de si el INE va a definir quiénes van a estar ahí o quiénes no.
SISTEMA OBSOLETO
El problema del OPLE y del INE para esta elección es que no sólo en el tema de las acreditaciones de los representantes de los partidos les ha fallado el sistema, sino también en el registro de los candidatos, en la fiscalización y es un hecho que el Programa de Resultados Preliminares también dará tumbos con consecuencias de lamentar para la vida democrática del estado de Veracruz.
Fue el representante del Partido Verde Ecologista de México ante el Consejo General de OPLE, Sergio Gerardo Martínez Ruiz quien puso en su lugar a todos los consejeros al exponer que en materia del registro de los candidatos haya casos tan escandalosos como el de la ciudad de Veracruz en donde le fue cambiado el apellido al candidato del PT, Luis Fernando Ruz Bravo, a quien le imprimieron las boletas con el nombre de Luis Fernando Ruiz Bravo y en el Registro Federal de Electores, existen cinco homónimos, es decir, de ganar la elección cinco ciudadanos podrían reclamar el triunfo. La solución es volver a imprimir 450 mil boletas para el próximo domingo, la pregunta es, quién asume esa responsabilidad.
En el tema del sistema para la fiscalización de los recursos, a unos días de la elección, es el momento en que ningún partido político de los que participan en la contienda ha podido subir a la base de datos sus facturas y gastos de campaña, es decir, la elección está sujeta a un endeble esquema de fiscalización que no hay ninguna garantía de que funcione y haga realidad el principio de máxima publicidad y de equidad en los gastos de campaña de los candidatos y partidos participantes.
Y la más grave de las vulnerabilidades de esta elección, es sin duda, el PREP, el sistema de conteo rápido que, a escasas horas de la elección no tiene ninguna garantía de un funcionamiento eficaz para dar certeza a los ciudadanos sobre los avances de los conteos de votos en los 212 municipios veracruzanos.
El PREP se enfrenta por demás al problema de que en 58 municipios no existe el servicio de internet por lo que fueron colocados dispositivos de red satelital con las probabilidades de fallas técnicas que significan un riesgo para el espíritu de un conteo rápido creíble y eficiente.
Es así como el OPLE y el INE carecen de una sólida credibilidad para asistir al proceso electoral local del 4 de junio en el que se deberán renovar los 212 ayuntamientos veracruzanos, esto sin contar con los factores externos como la inseguridad y las pasiones locales que ya ofrecen notas periodísticas de interés y de violación a las reglas federales y locales del proceso electoral veracruzano.

No hay comentarios.: