jueves, 28 de febrero de 2013

La maestra se pasó de sumar y multiplicar y de restar y dividir

Mario Arvizu
 
México, D.F.- En el recuento de los daños sobre el escándalo político que ha desatado la maestra Elba Esther Gordillo Morales por su delirante afán de hacer uso de los dineros del SNTE para beneficio particular, está claro que la profesora dejará de asistir por una temporada a los spa, a las tiendas departamentales y además tendrá que moderar su creciente gusto por acumular bienes raíces.
Y digo una temporada porque comparto la idea de que la maestra Gordillo más pronto que tarde recobrará su libertad, saldrá de la cárcel en tanto sigue su debido proceso. En México la justicia ha sido selectiva y no veo por qué ahora le apliquen todo el peso de la ley a ella. De seguro su equipo de abogados sabrá cómo hacerle para que siga su proceso en libertad.
Mientras tanto, al paso de las horas ha quedado establecida la imputación de los cargos de crimen organizado y desvío de recursos. Sus propiedades  han sido cateadas. Líderes sindicales de telefonistas, electricistas y mineros celebraron la detención de la lideresa, pero pidieron a las autoridades proceder de la misma forma con otros dirigentes.
Las cosas han sucedido de manera vertiginosa, como dicen los intelectuales, de manera que las primeras secuencias de este espectacular suceso han sido como sigue: Elba Esther Gordillo Morales fue arrestada el martes (26 de febrero) y trasladada el miércoles (27 de febrero) del penal de Santa Marta al Reclusorio Oriente, donde sostuvo una primera audiencia en la que se le acusó de desvío de recursos y delincuencia organizada. Ese miércoles un inmueble suyo fue cateado en la colonia Polanco del Distrito Federal.
La presidenta vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales, nació el 6 de febrero de 1945 en Comitán, Chiapas, y como maestra normalista se afilió a la central gremial desde 1960.
Independientemente de su trayectoria en el magisterio también se ha dado tiempo para escribir libros. Es autora de libros como “La construcción de un proyecto sindical”, editado en 1995, y “El paseo de las Reformas, la batalla por México”, en 2005.
Cuando Gordillo tomó posesión como secretaria general del SNTE, en abril de 1989, ofreció a los maestros que “no permitiremos que el sindicato sea un botín de nadie, de nadie. No habrá reelección”.
Han pasado 24 años de sustentar el liderazgo absoluto del magisterio,.
Ahora es público y notorio que Gordillo convirtió las arcas del magisterio en su botín económico personal para comprar terrenos, pagar ropa y accesorios personales lujosos y costear sus cirugías y atenciones médicas.
Cumplió hace unos días 68 años. Llegó a dirigir al magisterio cuando tenía 44 años. De acuerdo con la versión de viejos adversarios políticos, como fue en su momento Teodoro Palomino, Elba Esther logró el respaldo presidencial para apoderarse del sindicato magisterial gracias a su amigo, Manuel Camacho Solís, entonces uno de los hombres más cercanos al presidente Carlos Salinas de Gortari.
La diversidad de sus amistades es amplia. Se cuenta que ha sido generosa con varios de ellos.
Construyó una Fundación SNTE desde la cual se acercó a intelectuales y académicos que eran reconocidos como demócratas. Conoció a personajes como Santiago Creel, a quien invitaba a dar pláticas sobre democracia.
Perteneció al Grupo San Ángel, que agrupó a una serie de personajes que después se ligaron a Vicente Fox y su proyecto de ganar la Presidencia de la República.
Los nombres de Manuel Camacho Solís, Marcelo Ebrard y Jorge Castañeda fueron mencionados por ella misma como parte de su grupo de amistades políticas cercanas.
Se convirtió en la secretaria general del PRI, cuando Roberto Madrazo se hizo presidente nacional. Se peleó con él y operó para la construcción del Partido Nueva Alianza, así como para lograr que Felipe Calderón ganara las elecciones presidenciales y hundir a Madrazo hasta el tercer lugar de las preferencias electorales.
“¿Le crees a Madrazo? Yo tampoco”, decía un mensaje colocado en espectaculares, que le fueron atribuidos a Gordillo.
Noé Rivera, ex asesor de la dirigente magisterial, le atribuye una fortuna cercana a los 100  mmdp.
En 2008, intentó premiar a los 59 secretarios sindicales del país con un número igual de camionetas Hummer, y quienes tuvieron que rechazar el obsequio luego de que se dio a conocer que los vehículos valuados en más de 500 mil pesos eran un regalo de la maestra Elba Esther.
La líder magisterial tuvo que disculparse, diciendo que las Hummer fueron entregadas como “apoyo a las secciones sindicales”, para que a través de rifas, el dinero obtenido se donara a las escuelas de la entidad correspondiente a la sección sindical.
En julio de 2009, Excélsior publicó que la maestra Gordillo Morales ofreció una recompensa de mil dólares a quien encontrara a un perro de raza Papillón, la favorita de la realeza europea del siglo XVI.
En aquella ocasión se dijo que puso a circular por calles de Coronado Cays, en San Diego, California, cuatro camionetas Hummer con carteles que anunciaban la recompensa y mostraban la foto del perrito.
Entre los escándalos de sus “lujitos” también fue muy sonado el de una bolsa Louis Vuitton con un valor de tres mil 500 dólares, equivalente a casi 46 mil pesos, así como modelos de prestigiosas marcas como Chanel, Prada, Escada, Hermès y Diane Von Fürstenberg.
La maestra se pasó de sumar y  multiplicar y de restar y dividir.
Leon Krauze ha escrito algo que vale la pena reflexionar:
“El derrumbe de una figura como Gordillo augura una política seria de impartición de justicia que abre la puerta a otras detenciones de figuras nefastas o al desmantelamiento de estructuras tóxicas para la sociedad mexicana. El procurador Murillo ha insistido que este es el caso, que en el gobierno de Peña Nieto nadie estará “por encima de la ley”. Pero esa vocación ciertamente admirable no se demuestra actuando contra los adversarios políticos debilitados. Si el gobierno va en serio, y de verdad pretende limpiar la casa de estos sátrapas que gastan a carretadas dinero que no es suyo, tendrá que actuar contra personajes mucho más cercanos al régimen, tan o más nocivos para la legalidad y el país de lo que ha sido Elba Esther Gordillo”.
Mientras tanto, el Partido Nueva Alianza (Panal) se ha desmarcado del escándalo:
“La maestra Elba Esther Gordillo fue sin duda un factor determinante en la creación de Nueva Alianza, pero también lo fue para que Nueva Alianza ganara autonomía, tuviera vida propia y se convirtiera en lo que hoy es: un partido político nacional con estructura en todo el país. Como opción política hoy es propiedad de la gente, de sus militantes y de quienes buscan un país distinto”.
El Panal ha dicho que advierte que no emitirá opiniones sobre el proceso penal que se sigue contra Gordillo “porque corresponde a las autoridades judiciales, y no a los políticos, este ámbito de decisión”.
Y de manera colateral, el 27 de febrero líderes del SNTE decidieron que Juan Díaz de la Torre sea el nuevo presidente del Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación Pública, en sustitución de Elba Esther Gordillo Morales, por lo que queda al frente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación SNTE.
Se ha informado también que en caso de que se dicte auto de formal prisión a Gordillo, se le siga proceso penal dentro de prisión por delincuencia organizada y lavado de dinero, cuando llegue a cumplir 70 años de edad –ahora tiene 68–, el Ministerio Público Federal dejará en manos del juez del caso si autoriza que continúe su condena en prisión domiciliaria, como establece el artículo 55 del Código Penal Federal, pero ello dependerá de que se demuestre que tiene senilidad o un precario estado de salud.

No hay comentarios.: