martes, 19 de febrero de 2013

Péndulo político

Emiliano Mateo Carrillo C.
 
El Examinador: El que resiste es quien analiza, critica, cuestiona, se inconforma. Éste, el crítico, es el apoyo más contundente y efectivo que puede encontrar un gobernante, en el entendido de que éste sea sensato. Porque millones de mexicanos padecen hambre, millones lo que representa un reto histórico que nos compromete a todos. Ya veremos si los cambios a la política económica y la reforma fiscal permitirán trascender el asistencialismo y romper las estructuras de la desigualdad extrema donde se produce y reproduce la pobreza alimentaria. Será Rosario Robles, sin partido y sin mucha ideología, quien cumpla y haga cumplir los designios presidenciales; ella y sus cruzados no deberán confundir el hambre con las ganas de comer. Los gobernantes, ante la crítica, tienen la oportunidad de reflexionar, repensar y, si el crítico tiene razón, rectificar rumbos, metas, en beneficio de la población a la que gobiernan o, dicho exactamente, a la población de la que son empleados y a la que deben servir según sus mandamientos.
Atender al análisis crítico tiene que ser una praxis ineludible de los gobernantes, si buscan sinceramente ser servidores de los ciudadanos, particularmente de los más vulnerables social y económicamente.  Los gobernantes no tienen por qué sentirse agraviados por el crítico. No se trata de que la crítica a una actuación del gobernante sea verdadera o no. No es el criterio de la verdad lo que hace, no sólo valiosa sino indispensable a la crítica.  El crítico, es el apoyo más contundente y efectivo que puede encontrar un gobernante, en el entendido de que éste sea sensato.
Muchos observadores del devenir político le concedieron el beneficio de la duda y le dieron 100 días al presidente para demostrar que reharía el tejido social, destruido por la torpeza de los panistas. Han aparecido en los medios de difusión varias noticias acerca de las transas realizadas por Felipe Calderón y sus empleados. La más significativa, que viene de atrás, es la relativa al otorgamiento de permisos a casas de juego. Tan es grave el asunto que la televisión ha puesto el dedo en la llaga. Es cierto, Televisa fue beneficiada hace tiempo con las concesiones a establecimientos que lucran con el vicio, la ilusión y la soledad. Pero además, nos hemos enterado ampliamente que los gobernadores de Jalisco y Chiapas, Emilio González y Juan Sabines, respectivamente, dejaron más que endeudados a sus estados y hay faltantes en sus cuentas. Las expectativas  de la ciudadanía ante la lacerante corrupción e impunidad que ha permeado al estado mexicano, con personajes  en puestos públicos del color que sea desde una senaduría, encargada de proteger proyectos de poder económico. Individuales de negocios, y políticos.” El sello la función pública como escucho de estos hechos, acordados desde las mas entrañas de poder “.
Ernesto Cordero (el neoliberal  de la oligarquía kakistocrata  que se han adueñado de los recursos públicos por la vía  de la SHCP,BANCO DE MEXICO, hoy flamante senador  del PAN..) Como alguien que recibió favores y dinero de los llamados casineros. El asunto no es nuevo, Santiago Creel, una semana antes de salir de Gobernación para su vano intento para ser candidato a la grande, dio 432 permisos, entre ellos los de Televisa, para supuestamente “democratizar el juego” en México (Delgado dixit). Así pues, hay un mar de fondo en un asunto que debería estar vigilado, acotado, restringido y sancionado. Nada es así, como lo vimos en el casino Royale de Monterrey, con sus 52  víctimas, ¿Y las víctimas? ; En un país que ocupa uno de los primeros lugares en el planeta por el número de secuestros, su sola mención agrede, no sólo a quienes lo sufrieron directa o indirectamente, sino a la sociedad en general.  En Jalisco (CUEVA DE LOS YUNQUES DE LA ULTRADERECHA, DONDE  EL PERSONAJE Y EX ASESOR DE FOX Y CSG-CORDOBA MONTOYA ---) y Chiapas, la cuestión es terrible. En ambos ejemplos la prepotencia, SOBERBIA, la imposición y la ausencia de  ética son evidentes
El discurso mediático: NO hay nada peor que el hambre, expresó en su personal modo el presidente Enrique Peña Nieto: inaceptable realidad lacerante y lastimosa, el hambre es una verdad ignorada, un hecho lamentable y doloroso ante el cual el gobierno tiene la obligación ética de sumar a todos los sectores en un frente común y mover presupuestos y gobiernos de todos los niveles, en el país de la simulación hecha práctica ordinaria. Tras las ventas de garaje realizadas por Miguel de la Madrid, Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, de 1982 a 2000, a los amigos y socios locales, y para los dueños de la aldea global.
Sin el costoso proyecto privatizador de Pemex no sería tan comprensible la diligente y multitudinaria reacción gubernamental ante la tragedia, Emilio Lozoya, ex consejero de la trasnacional OHL y director de Pemex) no aportó nada a las víctimas ni al país. Establecida la tesis de que no se trató de un atentado, como arrojó preliminarmente la investigación ministerial y los expertos que intervinieron la avalaron, la tarea de difusión y sobre todo de convencimiento es gigantesca, en un país que padeció y padece tantas simulaciones, que terminaron por hacerlo descreído.  “Percepción mata realidad”, dicen con singular simplismo. No lo sé, pero en política importa tanto lo que es como lo que lo parece ser.

No hay comentarios.: