jueves, 10 de julio de 2014

EDITORIAL BAMBA POLÍTICA

Por Mario Arvizu Carrera

ILUSIONES EN VENTA
El universo conspira contra los más necesitados o son catástrofes que ocurren sin un por qué. Los ojos de cuántos millones de personas presenciaron la derrota de un alicaído equipo brasileño que desapareció de la cancha y sucumbió ante el poderío de la escuadra alemana, y en México mientras tanto los diputados aprobaron el dictamen de reformas de las Leyes Secundarias en materia de telecomunicaciones, que según el dicho de los legisladores beneficiarán a los usuarios de las mismas, ilusión o realidad, tiempo al tiempo. El punto es cuántos mexicanos sabemos de esta aprobación y cuántos conocemos lo que implica lo aprobado por los diputados porque en el rechazo a la clase política está implícita nuestra responsabilidad de ignorar lo que realizan en beneficio o en perjuicio de nuestra sociedad.
Qué poder tiene el fútbol que logra acaparar la atención de gran parte de la población mundial, la ilusión de ser “Campeón del Mundo”, cuál es el beneficio para la gran masa de aficionados que ni siquiera tiene la posibilidad de asistir a un mundial porque el costo lo convierte en un sueño muy difícil de cumplir, el fútbol es un negocio de millones de dólares y los privilegiados que asisten gastan cantidades exorbitantes imposibles de pagar para las mayorías. Empero seguimos soñando con asistir algún día a un mundial.  Festejamos los triunfos, sufrimos las derrotas, porque de alguna manera quisiéramos ser alguno de esos guerreros que en la cancha dan lo mejor de sí mismos. Entonces por qué no convertirnos en guerreros de nuestra propia existencia,  somos también guerreros porque día a día luchamos por una vida mejor, por llevar el pan de cada día, por estudiar, porque hasta la tarea más pequeña es importante para alcanzar un fin.
El campeón del mundo será el mejor equipo, entonces ahí se encuentra el secreto debemos formar equipo también en la sociedad, empecemos por la familia, por la escuela por el trabajo.
Ilusiones en venta porque el fútbol terminará el próximo domingo.  Tendremos un nuevo campeón y después qué.   El triunfo para un equipo –un país-, la derrota para muchos.  Esperar otros cuatro años y trabajar en cuanto termine este mundial y prepararse para el siguiente. Ilusiones en México porque gracias al “Pacto por México”, se ha realizado la reforma educativa, la energética y la de telecomunicaciones, y nos han vendido la idea de que a partir de las mismas México será un país distinto, las gasolinas costarán menos –¿cuándo?-, la educación será una realidad –¿cuándo?-, no hay fecha, lo veremos o serán solamente un mito más.   Porque la clase política no juega en equipo, la defensa no se coordina con la media y mucho menos con la delantera, no saben jugar en equipo.  Y por supuesto ignoran las indicaciones de su director técnico.
Cuántas páginas podrían llenarse haciendo alegorías de este deporte que llena el corazón del mundo, sin embargo vaya desde aquí solamente la exigencia de los mexicanos para que dejen de comportarse como estrellas  Todos quieren lucirse y ser aclamados, pero olvidan que para ganar deben tener un fin común, luchar por todos y para todos, sólo de esta manera se forjan leyendas.  

No hay comentarios.: