viernes, 2 de enero de 2015

Antonio Tarek deja sin pago a empleados, mientras el se va de vacaciones

Veracruz.- Salió muy guadalupano el tesorero de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Antonio Tarek Abdala Saad, quien como mensaje de fin de año y año nuevo ha subido a su cuenta de Facebook una foto donde aparece abrazado con su cónyuge y la ex diputada local, Claudia Beltrami Mantecón de Gutiérrez de Velasco en la explanada de la Basílica de Guadalupe, y le agrega este mensaje, del cual respetamos su sintaxis y ortografía: “¡Buenos días! ADIÓS 2014, excelente fin de año a todos ustedes y espero que disfruten una linda noche en compañía de sus seres queridos. Que este año traiga grandes bendiciones, mucha salud y éxito; tanto en lo personal como en lo laboral.‪#‎TodoEsActitud”. Lo malo es que todo ese fervor no se refleja en el plano como servidor público, pues el también aspirante a diputado federal es de los funcionarios de Sefiplan que se fue tranquilamente de vacaciones dejando sin su aguinaldo y el pago de la última quincena del año a un gran número de trabajadores de diversas dependencias de gobierno, quienes seguramente tuvieron una amarga noche de fin de año y un mal inicio de 2015. Y es que Abdala Saad es de los funcionarios que han disfrutado plenamente las delicias del poder en los últimos meses regalando cuanta cosa, siendo padrino de generaciones de alumnos de diversas escuelas del sotavento veracruzano, yendo a festejos donde “generosamente” patrocina grupos musicales, comidas y otras minucias, y ni modo que diga que ha sido de su bolsillo, porque es fama pública que ha recibido recursos a manos llenas para su precampaña a una diputación. Seguramente, fue a la Villa, no a pedir por los veracruzanos pobres, sino para rogarle a la Emperatriz de América, a la madrecita Tonantzin que le haga el milagrito de ser legislador sin invertir de su bolsa y, sobre todo, sin tener el apoyo de los electores, pero para eso están el PRI y el Gobierno del Estado, para meterlo con calzador con el apoyo de alcaldes lacayos, como Octavio Ruiz Barradas, munícipe de Alvarado, quien cada vez que puede se tira de tapete pues no pierde la esperanza de que su “Marliz del alma” sea suplente de Abdala Saad, y en la farsa de gobierno de dos años sea nombrado secretario de Finanzas o algo similar, mientras su cónyuge se convierte en la legisladora propietaria.

Gobernantes

No hay comentarios.: