miércoles, 25 de marzo de 2015

Voto nulo: premio a partidos grandes

Edomex.- La figura de candidato independiente es un cauce institucional para sectores que ya no confían en los partidos ni en los políticos tradicionales, “Es una figura valiosa y que efectivamente favorece el desarrollo de la democracia en México, porque las personas que no tienen, en los partidos políticos tienen  una alternativa”, esto siempre y cuando se lleve a cabo como lo establece la ley, así lo aseguró Aldo Múñoz, especialista en Ciencia Política tras señalar que de lo contrario este es un camino hacia la “partidocracia”.
En este escenario, advirtió que el voto nulo, más allá de ser un castigo para los partidos llamados “grandes”, será un premio. “Con menos votantes reciben más porcentaje de representatividad”.
En entrevista con Alfa Diario, señaló que el peligro que se tiene es que la otra persona que de buena fe es candidato independiente y le va bien en una o dos elecciones consecutivas sea reclutado por los partidos, “en la medida que un candidato se fortalezca se vuelve importante va a terminar siendo candidato de un partido. Esto va en contra de todo el espíritu original de la reforma”.
Los comicios a realizarse el próximo 7 de junio darán la bienvenida a un nuevo actor en las contiendas electorales mexicanas: los candidatos independientes, quienes tendrán que superar diversos obstáculos para poder competir. Será la primera vez en casi 70 años que ciudadanos sin partido podrán contender por cargos a nivel federal, en algunos estados ya lo hicieron en 2013.
Sin embargo, mientras los legisladores y partidos políticos lo describen como "un avance", académicos consideran que los requisitos exigidos son "excesivos", y limita la participación de estos aspirantes, entre otros aspectos.
Aldo Múñoz, Doctor en Ciencia Política de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex), señaló que un primer obstáculo es el número de firmas que un aspirante necesita reunir para obtener el registro: “primero tienen que juntar un montón de firmas y el financiamiento es muy limitado porque tienes que juntar haciendo campaña callejera y no cuentan con una estructura o apoyo con que cuentan los partidos”, dijo. Una persona que quiera competir por la presidencia tendrá que recabar las firmas de al menos el 1% del electorado nacional, lo que equivale a unos 780 mil votantes.
Para solicitar el registro, además, todos los aspirantes tienen que constituir una asociación civil con al menos tres integrantes: el propio aspirante, su representante legal y un tesorero. “Un trámite que también cuesta dinero”, dice.
A decir del académico, las candidaturas independientes tienen todo en contra en los distritos electorales locales y municipales, “es una figura creada para generar cierto desahogo pero yo creo que el constituyente no tuvo como objetivo que se convierta en una alternativa ganadora, es una alternativa desde el punto de vista electoral pero no desde el punto de vista de gobierno”, puntualizó.
Las candidaturas independientes se incluyeron en la Constitución con la reforma política de 2012, luego de haber estado prohibidas desde 1946. A nivel federal, la figura debía haber quedado reglamentada en agosto de 2013, pero esto se postergó por la falta de acuerdos entre las bancadas y sólo se logró en algunos estados. De esta manera,  los candidatos independientes en la historia de México sólo han ganado en algunos municipios.
Aunado esto esta el problema que en la sociedad solo hay un sector avocado a darle seguimiento a este proceso y candidatos, la mayor parte de los votantes tendrán  dificultades para identificar a los candidatos independientes, por el problema que estos candidatos tienen acceso limitado a medios.

Alfadiario

No hay comentarios.: