viernes, 31 de julio de 2015

Columna sin nombre

Pablo Jair Ortega

DEBILIDADES DESDE LA CAPITAL
Hay quienes dicen que van a cambiar mucho los escenarios políticos de aquí a pocas semanas. Que el actual panorama en Veracruz, será muy distinto al que se ve ahorita.
Que ya se verá la realidad de las lealtades y del que se sacará el cobre. La realidad de quién manda y quién dispone.
Viejos políticos han sugerido que se debe tener paciencia, porque la política es muy cambiante.
Lo que sí, es que no se ha visto un golpe de timón desde el Altiplano, donde muchos depositan su confianza para el cambio que requiere Veracruz. Otras versiones indican que este vendría muy sutil, con el apriete de los recursos federales que se otorgan a municipios.
Lo que pasa es que desde allá no se ve fortaleza ni autoridad moral ante el pobre escenario nacional que, en verdad, pinta tétrico: la fuga del delincuente más peligroso, el peso que va volando para los $17, los fracasos de las licitaciones públicas en materia energética, etc.
Lo que sí, es que la nueva generación que pugna por quedarse con el control del estado, está presionando vía la nalgacracia, los cañonazos, el uso de periodistas para filtrar rumores o chismes o incluso los mensajes cruzados, para hacer presente que no van soltar su empoderamiento.
Que a lo mejor los que están esperando que regresen los tiempos de antaño, deberían mejor pensar en adaptarse a lo que viene.

No hay comentarios.: