miércoles, 15 de julio de 2015

Ecatepec, un gigantesco bolsón de pobreza

Ecatepec, Edomex.- Desde hace 18 años se formó en Ecatepec un gigantesco asentamiento humano con más de ocho mil familias en la colonia conocida como La Laguna, nombre que se le dio porque, anteriormente, el predio en cuestión estaba permanentemente inundado. Allí habitan más de 45 mil personas, que han padecido un auténtico viacrucis para conseguir los servicios más elementales en virtud de la insensibilidad y negligencia monumental del gobierno, particularmente de los presidentes municipales, pues todo mundo sabe que Ecatepec es el municipio más poblado del país y también el ayuntamiento con más presupuesto de la nación pues maneja más de cuatro mil millones de pesos anuales.
En este gigantesco bolsón de pobreza, faltan aún el agua potable y el drenaje sanitario y pluvial, razón por la cual La Laguna es una comunidad que en la temporada de lluvias, como ahorita, las inundaciones de las calles y de casas son el pan de cada día, lo que provoca incomunicación constante, pues tampoco hay pavimento, ni siquiera banquetas para desplazarse al trabajo, a la escuela o al mercado; la insalubridad es patética: las fosas sépticas domiciliarias se repletan y se mezclan con el agua de lluvia, y esa agua putrefacta se dispersa por todo el lote de cada casa, razón por la cual las enfermedades gastrointestinales, de la piel y de los ojos es cosa de todos los días. En tiempo de secas, se levantan grandes tolvaneras que se mezclan con las heces fecales de los animales callejeros, lo que provoca que se propague la sarna, se desaten las diarreas, la dermatitis e infecciones de la vista como la conjuntivitis.
Hace por lo menos nueve años que los alcaldes ofrecieron, sobre todo durante sus campañas políticas, abatir la falta de servicios en La Laguna, pero ha ocurrido lo de siempre: simplemente se han aprovechado de la pobre gente, la han utilizado cínicamente como carne de urna, una y otra vez y no le han cumplido. Incluso, se han firmado acuerdos ante notario público, se han escrito minutas de trabajo reiteradamente y todo se ha quedado en letra muerta. El último alcalde, Pablo Bedolla López, ya es flamante diputado federal electo y dejó con un palmo de narices a sus ingenuos electores.

Agencia NotiMéxico

No hay comentarios.: