jueves, 3 de diciembre de 2015

PLUMA NEGRA

*MISTERIO DE MALES RENALES
 
*ARMAS EN EL CONGRESO
 Por: José Calzada
El estigma que de los males renales en Tierra Blanca sombrea a la administración estatal y federal, un misterio fuera de control y sin origen aparente, lo cierto que ninguna autoridad se atreve a dar a conocer los índices de consumo de refrescos, por ejemplo, en esa localidad, como uno de los principales factores de provocación de los males renales que significan un paso a la hemodiálisis y luego inevitablemente a la muerte.
Desde el sexenio anterior se propuso, incluso, un estudio de genética que tampoco ofreció resultados; hombres y mujeres de todas las edades continúan incrementando las cifras que estremecen a los funcionarios públicos; así sucedió en las comparecencias de los secretarios de Salud y de Medio Ambiente en la Glosa del Informe de gobierno, el fantasma de los males renales dejaron sin respuestas a Fernando Benítez  Obeso y Víctor Alvarado Martínez.
Los argumentos de la autoridad son estudios de agua, tierra,  aire y genética, pero ninguno da la menor pista en el complicado enredo, donde aparece el río Blanco con su contaminación identificada a nivel  mundial y que aporta más al misterio de los males renales.
En la danza de cifras,  ofrecen, en las más conservadoras, una incidencia de 10 veces más que en otros puntos del estado o el país en muertes relacionadass con los males renales. En el Congreso de Veracruz y en la Cámara de Diputados del Congreso de la  Unión, se han presentado puntos de acuerdo para exhortar a las autoridades a resolver el problema, pero la situación no cambia, las muertes siguen, sin importar edad, sexo, religión ni condición social.
La asociación civil  Comité Pro Desarrollo Cuenca del Papaloapan,  ha documentado lo que las autoridades no se atreven a reconocer y que le cuestan a Veracruz  miles de pesos, en atención con Unidades de Hemodiálisis en diferentes puntos y una en especial en Tierra Blanca que padece escasez de todo, desde nefrólogo hasta las cajas para las hemodiálisis.
El problema es un laberinto sin salida para las autoridades, pero sin duda quienes más lamentan la situación son los condenados a muertes y sus familias; los padres, los hermanos, los hijos que quedan en la orfandad por quienes son alcanzados por la muerte que inicia con la señal de un mal renal.
Para Lilia Arbert, experta en el tema y presidenta de la Asociación Civil  Toxicología A.C., hasta ahora los estudios son sesgados, aunque se desconoce con qué fin, pero propone la creación de un fideicomiso con los tres niveles de gobierno para atender de manera frontal y real el problema.
Aunque la focalización es en Tierra Blanca, el problema se da en todo Veracruz, unido con la ya declarada enfermedad pública de la obesidad que ubica a Veracruz en primer lugar con ese padecimiento, producto de los  malos hábitos alimenticios que llevan a la diabetes mellitus y a los males renales.
Hace apenas unos meses, un reportaje nacional ubicó a Tierra Blanca como el mapa de la muerte, algo que revivió la preocupación de las autoridades, pero no las acciones reales para combatir un mal que desde 1998 prendió la alerta entre la población y que, desde entonces, cobra vidas con frecuencia y sin pausas en esa localidad. Para el 2012 se registraron 265 defunciones; desde entonces la autoridad buscan argumentos para colocar en las actas de los muertos causas distintas, que generan sub registros, pero no detienen lo inevitable.
LO QUE FALTABA
La Comisión de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias de la Cámara de Diputados aprobó una reforma que permitirá que, en los salones de sesiones del Congreso, pueda haber personas armadas aunque con la oposición de los diputados de izquierda, lo que significa riesgos de grescas con plomo en los recintos camarales.
 A la minuta del Senado se agregó situaciones de excepción para la portación de armas: “Queda estrictamente prohibido el ingreso de cualquier persona armada a los salones de sesiones de las Cámaras, salvo que medie causa grave que lo amerite, se trate de fuerza pública y lo haya ordenado el presidente del Congreso, de la Cámara respectiva, o de la Comisión Permanente”.
En su postura, el coordinador del PRD, Francisco Martínez Neri, dijo que el dictamen abre la puerta a un “gorilato”, y lo calificó de un “esperpento y un adefesio”, por lo que pidió que esta propuesta no transite; dijo que aprobar una medida de esa naturaleza “desprestigia al Congreso”.
La coordinadora de Morena, Rocío Nahle, explicó que estas modificaciones al artículo 12 permiten el ingreso de personas armadas, sin embargo, aún no saben cómo se instituirán esas “excepciones”. Santiago Torre Blanca, integrante de la Comisión, minimizó la preocupación de Morena, y aseguró que los casos de excepción serían cuando asistiera al recinto legislativo algún funcionario de alto nivel que requiera la protección de personal armado.

No hay comentarios.: