jueves, 19 de enero de 2017

PLUMA NEGRA

COLVER, OTRA CLOACA
TULA, PESO EN CONTRA DE MIYULI
Por: José Calzada
El Colegio de Veracruz vive momentos aciagos por la falta de pago a su cuerpo docente y administrativo, no es por causalidad, la razón es porque quien lo dirigen es precisamente un académico, sino todo lo contrario, es necesario conocer cómo su actual Rector, Eugenio Vásquez Muñoz, llegó a la dirección de ese centro de investigación y tal vez así tendremos más elementos para entender lo que ocurre actualmente con esa casa de estudios.
La historia se remonta muchos años, tras el triunfo del PRI en las elecciones presidenciales de 2012, Duartistas y Fidelistas se alistaban para ocupar todas las posiciones federales disponibles.  Adolfo Mota, el mal recordado Secretario de Educación, mantuvo la consigna de meter a todos sus amigos y familiares a la nómina del Gobierno del Estado y cumplió su objetivo. Es en esta historia donde aparece Eugenio Vásquez Muñoz, un habilidoso escribano que se distinguió por ayudar a Fidel Herrera en la composición de sus discursos a cambio, con una notaría al final de su sexenio.  No obstante, el talento de Eugenio le valió para mantener la posición de redactor con el gobernador ahora prófugo, Javier Duarte de Ochoa. De manera paralela, Muñoz Vázquez, tenía otras conexiones. Su estrecha amistad con Adolfo Mota se fraguó desde sus años en la Facultad de Derecho, hay quien dice que comían del mismo plato y lastimosamente profesaban los mismos principios y gustos.
Pero Eugenio tenía aspiraciones más elevadas, escribir discursos no le daba el buen nombre al que aspiraba. Por ello estudió una maestría en Políticas Públicas en el ITAM y fue su paso por el prestigiado instituto lo que le hizo pensar que tenía un futuro en el mundo de la academia. Fuera de ese acierto, sus antecedentes eran negativos. Su paso por las aulas en la UV estuvo acompañado por denuncias de acoso sexual a alumnas de la Facultad de Economía.  Sin embargo, la coyuntura le era favorable, en la Dirección del  Colegio no había allegados a Javier Duarte. De hecho, Javidu siempre quiso para el puesto de director a su amigo Félix Báez Jorge y al no poder lograrlo, el prófugo ex gobernador se dedicó a obstaculizar al COLVER en todo aquello que le fue posible. Incluso lo extinguió a los pocos meses de asumir el poder en mayo de 2011, decisión que tuvo que echar atrás por presiones de la sociedad civil. Por eso cuando en agosto de 2012, Mota pidió a Duarte colocar a Eugenio Vásquez, su gran amigo, al frente del COLVER, Duarte aceptó la oferta sin vacilar.
Pero las circunstancias cambian. Hoy, con un gobierno dispuesto a poner orden en la administración pública y resarcir el daño causado en 12 años, la suerte de Eugenio Vásquez Muñoz está echada. Ni siquiera la ansiada autonomía que logró para el COLVER, le valdrá para mantener el puesto. Eugenio Vázquez está señalado por el ORFIS como responsable de daño patrimonial a esa institución por un monto cercano a los 2.6 millones de pesos.
El COLVER cuenta con un Patronato que se desconoce a quién rinde cuentas. También su Notaría Pública No. 27 junto con la Notaría 13, fueron denunciadas en 2015 por presunto fraude inmobiliario, uso de documentos falsos, despojo y delitos contra la fe pública. Asimismo, se sabe que el Colegio rescató a varios funcionarios desempleados de la pasada administración bajo el cobijo del Rector. Peor imposible!
Por su parte, los investigadores y personal administrativo ven a su Rector y a su fiel subdirector administrativo, Álvaro Merlín, como un intrusos, represores y autoritarios. Hoy Eugenio vive el infierno que el mismo construyó, sin reparos al amparo de un poder muerto y arrastrando con su imagen a una institución noble, como sin duda es El Colegio de Veracruz.
OTRA DE CLEMENTINA
Una cuarentena de alcaldes del PRI y del Moviendo Ciudadano señalaron a la titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Clementina Guerrero de agarrarlos de pendejos al no recibirlos para la entrega de los recursos del Fondo de Infraestructura Social Municipal y el Fondo de Fortalecimiento Municipal, pero lo más grave es que el alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga critique a los ediles en su calidad de presidente de la Asociación Nacional de Ciudades y Capitales, cuando apenas hace tres meses se manifestó a favor del acto de protesta de los alcaldes del PAN y PRD que tomaron el Palacio del Gobierno para reclamar el mismo pago.
Los alcaldes que se apostaron en la Sefiplan el pasado martes, regresaran y amenazan con protestas en otro tono, saben que las medidas de presión funcionaron con la toma del Palacio que encabezó el panista, Miguel Angel Yunes Márquez de Boca del Río y que obligó al pago de las participaciones federales por parte del gobierno de Flavino Ríos Alvarado en sus últimos días como interino.
Con el paso del tiempo, queda claro que Clementina Guerrero alías Tula, no fue la mejor decisión del gobernador Yunes Linares para estar al frente de la Sefiplan, más allá de que no existan recursos y del despiadado desfalco a las arcas públicas de Veracruz, la actitud de la pesada funcionaria no es acorde con el gobierno que se prometió en la campaña pasada.
Los alcaldes de PRI y del MC no son proveedores, reclaman los recursos que por derecho les corresponden para sus municipios y que la federación ya depositó al gobierno del estado para su dispersión.

No hay comentarios.: