jueves, 9 de febrero de 2017

Por esta razón no fue tan buena idea retrasar 'gasolinazo' en febrero

Ciudad de México.- La decisión de posponer dos semanas el ajuste en los precios de las gasolinas fue política, y ayuda al gobierno a no empeorar sus bajos niveles de aprobación; sin embargo, la medida no favorece la comunicación a la sociedad sobre el proceso de liberación del precio de los combustibles y el fortalecimiento de las finanzas públicas que se está llevando a cabo, asegura un análisis de CIBanco.
Los economistas de la institución detallaron que esta medida tampoco contribuye a incentivar la modernización del mercado de las gasolinas en el país, puesto que las inversiones podrían limitarse ante la incertidumbre de que continúe la intervención pública en el precio del combustible.
Consideraron que en un escenario donde el servicio de la deuda seguirá creciendo, y con poco margen de maniobra para aumentar ingresos públicos que controlen los niveles actuales de deuda y déficit público, frenar los gasolinazos “es una acción que no abona a mejorar los fundamentos del sector público”.
Cabe recordar que el pasado 3 de febrero, el gobierno decidió mantener sin cambios el precio de las gasolinas magna, premium y el diesel, en 15.99, 17.99 y 17.05 pesos por litro, respectivamente, decisión que ocasionará una pérdida recaudatoria de 1,658 millones de pesos en los 14 días en que durará la medida, según calculó Excélsior.
Callejón
CI Banco expuso que los ingresos públicos seguirán limitados debido a que se prometió no subir impuestos, por ingresos petroleros bajos por varios años y por el bajo crecimiento económico, por lo que todo el ajuste fiscal tendrá que venir por el lado del gasto para estabilizar el coeficiente de deuda a PIB.
Este es el principal elemento que consideran las calificadoras para evaluar si ajustan o no la calificación de la deuda soberana del país”.
Explicaron que los ciudadanos debemos entender que aunque se presenten variaciones en el precio de los combustibles en el corto plazo, para que haya una tendencia a la baja en el mediano y largo plazo, es necesario que exista mayor competencia en el mercado y que las gasolinerías sean más eficientes.
Para ello plantean que “el gobierno debe evitar comportamientos monopólicos entre las empresas participantes en la cadena de la gasolina y si los hay, castigarlas".

No hay comentarios.: