viernes, 20 de septiembre de 2013

Acusan a religiosa de indolente por secuestro y homicidio de un alumno

Toluca, México.- Alfredo Martínez, padre del menor Carlos Eduardo Martínez, secuestrado el pasado 14 de febrero a las puertas del Colegio Montessori, en Toluca, cuyo cuerpo apareció sin vida seis meses después en el anfiteatro del Servicio Médico Forense de Tenancinco, informó que se entabló ya una demanda de tipo penal, por el presunto delito de homicidio culposo, en contra de la directora de esa escuela, la religiosa Lidia María Solórzano Tejeda.
"Esperamos un mes para ver si las religiosas del Colegio Montessori asumían una actitud diferente, si demostraban siquiera un poco de humanidad, pero está visto que para ellas la muerte de mi hijo no significó más que quedarse sin una colegiatura. Ya pasó un mes de que lo sepultamos y ni un telegrama de condolencias nos enviaron", relató el padre de la víctima.
Por ello, anunció que la carpeta de investigación 161980360050913 que se inició para averiguar la probable responsabilidad del personal del Colegio Montessori en el secuestro de Carlos Eduardo Martínez, ahora se re-encausó por el delito de homicidio culposo, bajo la tesis de que "si el menor no hubiera salido del plantel sin la presencia física de alguno de sus familiares directos (padre o hermanos), éste no hubiera podido ser víctima del secuestro, a consecuencia del cual fue privado de la vida, consolidándose así el homicidio".
El señor Alfredo Martínez explicó que, con base en el Reglamento del propio Colegio Montessori, los alumnos no pueden abandonar el plantel sin que estén presentes sus familiares directos.
"Pero ese día, casualmente, dejaron salir al niño, y ellos ponen de pretexto que habían cambiado al personal de seguridad del Colegio, y ellos no sabían siquiera cómo tenían que actuar. ¿Qué casualidad que ese día secuestraron a mi hijo?", apuntó.
Alfredo Martínez confió en que las autoridades judiciales del Estado de México actúen en estricto apego a la legalidad, que aclaren la responsabilidad tanto de la religiosa Lidia María Solórzano Tejeda, directora del Colegio Montessori, como de su personal administrativo y del propio equipo de seguridad.
"Evidentemente todos están involucrados de una forma u otra en el secuestro y asesinato de mi hijo, Carlos Eduardo", puntualizó el padre.

No hay comentarios.: