jueves, 17 de julio de 2014

Comerciante plagiado pide ayuda a gobierno federal por inseguridad en Chalco y Valle de Chalco

México, D.F.- Dos fueron los avisos que le dieron. “¡Nos tienes que dar 10 mil pesos semanales!”. Alejandro, (su nombre verdadero no se revela por su seguridad) un comerciante del municipio de Chalco se negó a pagar la “cuota” al grupo criminal que opera en la zona oriente del Valle de México.
La tercera ocasión que tuvo contacto con ellos, asegura, cambió por completo su vida.
Varios hombres se presentaron a su negocio, lo sacaron por la fuerza y se lo llevaron. Lo subieron a una camioneta con los ojos vendados a una casa de seguridad.
En ese sitio fue torturado por los mismos individuos que lo “levantaron”. Después supo que eran supuestos sicarios de Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, líder del cártel Jalisco Nueva Generación.
La orden que recibieron los criminales fue la de matar a Alejandro. Con su vida pagaría la osadía de no entregarles el dinero requerido. Los hombres cumplieron el encargo, o por lo menos eso creyeron.
Golpearon de manera salvaje al comerciante de 29 años de edad. Al verlo inconsciente, sin moverse, lo dieron por muerto. Lo subieron a una camioneta para deshacerse del cuerpo.
Lo tiraron sin cerciorarse de que realmente estuviera sin vida y se fueron después de abandonar a Alejandro en unos ejidos de un municipio del estado de México.
Después de varias horas, el comerciante volvió en sí. No estaba muerto, sólo perdió la conciencia por la golpiza que le dieron. Al abrir los ojos vio que a su alrededor había aproximadamente seis cadáveres.
Dice que no sabía dónde estaba ni cuántos días habían pasado desde que se lo llevaron de su establecimiento. Buscó ayuda y después pudo llegar a la casa de un amigo donde se recuperó de las severas lesiones que tenía.
Alejandro no fue a su casa ni buscó a su familia para no ponerla en riesgo. Cuando pudo valerse por sí mismo se fue del país para no arriesgar su vida.
Eso ocurrió en el 2009, de eso han pasado más de cuatro años y Alejandro continúa en el exilio por temor a que si regresa al país lo mate la misma organización delictiva que ya una vez lo dio por muerto.
Sus temores son fundados porque aseguró que el grupo criminal continúa operando en la zona oriente del Estado de México, principalmente en Chalco y Valle de Chalco, donde la mayoría de los comerciantes establecidos e informales son extorsionados por esa organización delictiva.
Los protegen, dijo, autoridades de los tres niveles, por lo que no se atrevió a denunciarlos formalmente para no ponerse al descubierto.
A miles de kilómetros de distancia de su hogar, Alejandro pide ayuda al gobierno federal para que haga algo en esos dos municipios porque muchas personas que se han negado a pagar las extorsiones han sido asesinadas.
Ya entregó información de su caso a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y buscará a otros organismos internacionales para que sepan lo que ocurre en esa zona del Valle de México.
Alejandro no sabe cuándo regresará a México ni cuándo podrá ver a su familia.

El Universal

No hay comentarios.: