viernes, 1 de agosto de 2014

Jefe de extorsionadores de Coacalco "hermano" de David Sánchez Isidoro

Coacalco, Méx.- La Comisión Nacional de Seguridad informó de la detención de funcionarios locales que se dedicaban a ofrecer protección para no quemar o dañar establecimientos comerciales; entre ellos esta el subdirector de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente,  Felipe Fernández Villegas, quien es una persona muy allegada al alcalde de Coacalco, David Sánchez Isidoro, se dicen “hermanos”.
Además, fueron asegurados otros dos sujetos, entre ellos un policía municipal, acusados de formar parte de una banda extorsionadores que se dedicaba a disparar contra fachadas de negocios para luego llamar a los propietarios y exigirles una cuota de “protección” o de lo contrario, los establecimientos serían quemados o dañados.
El aseguramiento de los presuntos se hizo mediante agentes encubiertos que se hicieron pasar como comerciantes afectados y que estaban dispuestos a pagar sus “cuotas” a cambio de protección.
El resultado del operativo apenas se comenzó a difundir a pesar de que ya tiene días de haberse ejecutado. La Comisión Nacional de Seguridad (CNS) logró establecer que el sujeto dedicado a extorsionar comercios era el subdirector de Medio Ambiente municipal, quien daba las órdenes de disparar contra los locales de negocios para intimidar a los dueños.
Los agentes encubiertos fueron citados por los extorsionadores en la localidad de Nezahualcóyotl, donde quedaron de entregar un pago de 30 mil pesos.
En este sitio fueron capturados Fernández Villegas y Jesús Reynaga Ramírez, así como Marcos Roberto Guzmán Pérez.
Cabe decir que apenas en octubre del 2013, agentes ministeriales de la Procuraduría General de Justicia de la entidad aseguraron al ex director de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente de Coacalco, Allan Miguel Escalante Barrón, y al coordinador de Normatividad y Licencia de Construcción, Miguel Ángel Juárez Román, por haber solicitado dinero a un ciudadano a cambio de completarle un trámite.
Como se recordará, en esa ocasión la PGJEM montó un operativo que culminó con el aseguramiento de ambos servidores públicos en las instalaciones de la Dirección de Desarrollo Urbano municipal, cuando uno de ellos recibía el dinero solicitado.
Pero Allan Miguel Escalante no está en la cárcel por sus actos de corrupción, sino que está atrás del alcalde David Sánchez Isidoro, “operando” los permiso para desarrollo urbano.

No hay comentarios.: