jueves, 18 de septiembre de 2014

Ejército fusiló a 21 detenidos en Tlatlaya"

Tlatlaya, México.- El pasado 30 de junio se registró un multihomicido donde 22 presuntos delincuentes -21 hombres y una mujer- fueron fusilados por elementos de Ejército mexicano en una bodega ubicada a un kilómetro de la comunidad rural de San Pedro Limón, del municipio de Tlatlaya, Estado de México.
De acuerdo con la versión oficial emitida por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), los delincuentes atacaron a los militares que patrullaban la zona, que hubo un enfrentamiento entre ambos bandos y que los miembros del Ejército mataron a todos durante el tiroteo.
Sin embargo, luego de diversas investigaciones, la revista Esquire México localizó a una de las tres sobrevivientes, quien ofrece una versión completamente distinta a la que las autoridades han revelado, versiones como la emitida por el gobernador Eruviel Ávila Villegas quien aseguró que “el Ejército en legítima defensa abatió a los delincuentes”.
La testigo aseguró que los soldados fueron quienes dispararon primero y que los presuntos delincuentes respondieron: ““Ellos (los soldados) decían que se rindieran y los muchachos decían que les perdonaran la vida. (…) Entonces les preguntaban cómo se llamaban y los herían, no los mataban. Yo decía que no lo hicieran, que no lo hicieran, y ellos decían que ‘esos perros no merecen vivir’. (…) Luego los paraban así en hilera y los mataban. (…) Estaba un lamento muy grande en la bodega, se escuchaban los quejidos”.
Asimismo, declaró que durante el enfrentamiento dos personas, una mujer y un hombre, resultaron heridas, aunque en el comunicado emitido por la SEDENA no se informó sobre ningún presunto delincuente herido.
La versión que cuenta “Julia” (nombre utilizado para cubrir la identidad de la testigo) respalda a la emitida por la agencia informativa estadounidense The Associated Press, donde se sugería que las evidencias como los orificios y las manchas de sangre en la pared de la bodega no fueron producto de un enfrentamiento, sino de una sanguinaria ejecución por parte de los militares.
Además, la organización de derechos humanos Human Rights Watch, pedía una investigación imparcial y efectiva para dilucidar si hubo un incorrecto uso de la fuerza del Estado en contra de estas 22 personas, quienes habrían fallecido dentro de la bodega en el municipio mexiquense.
En su comunicado del 30 de junio, la Sedena informó que en el suceso se decomisaron 38 armas –25 largas y 13 cortas, además de una granada de fragmentación– y se liberaron a tres mujeres secuestradas. Una de ellas, aunque sus nombres no han sido dados a conocer por las autoridades, era Julia. No obstante, ella afirma que nunca estuvo secuestrada. Sólo un soldado resultó herido, dijo la Sedena.
Hasta el momento ninguna autoridad ha desmentido la información publicada por Esquire México, no se conoce la identidad ni las edades de las personas que murieron, ni de las mujeres rescatadas.

Alfadiario

No hay comentarios.: