miércoles, 17 de septiembre de 2014

Reality mexiquense

CHALCO ES UN POLVORÍN

La lucha por el poder en el municipio de Chalco, acentuada por las decisiones ególatras del alcalde Francisco Osorno Soberón tienen a esta localidad en la mira de los partidos de oposición para el próximo año, pues los hombres más fuertes del PRI, el alcalde por un lado y el diputado Manuel Carbajal Hernández por el otro, no se ponen de acuerdo para trabajar juntos por el bien de los ciudadanos, y esta división pone en bandeja de plata al PRD y el PAN.
Francisco Osorno en su afán por tener el control absoluto y darle en la torre al diputado, permitió la anarquía en el ambulantaje, pensando que con eso iba a quitarle el control de unos cuantos vendedores al legislador.
Sin embargo no ha podido destruir la organización de comerciantes encabezada por Manuel Carbajal y por el contrario ha propiciado una invasión de ambulantes en la cabecera municipal que se le ha salido de las manos, al grado que ahora no puede quitarlos tan fácilmente para remodelar el acceso principal a la presidencia.
Por cierto que este proyecto, tampoco ha sido una buena decisión del edil pues con ello se ha echado encima a cientos de vecinos quienes rechazan la desaparición de un kiosco, símbolo de arraigo de los chalquenses.
El súper alcalde no quiere ceder a la petición de no tocar el kiosco porque piensa que Juan Manuel Carbajal está detrás de esta demanda y ya se encaprichó a no cederle un solo centímetro de control político.

No hay comentarios.: