viernes, 31 de julio de 2015

Red de farmacias, un domicilio y un dicho de Duarte dan pista de corrupción en Chihuahua

Chihuahua.- Era diciembre de 2010 y Chihuahua cerraba, con más de tres mil homicidios, uno de los años más violentos de su historia. César Horacio Duarte Jáquez, que hasta 2009 fue presidente de la Cámara de Diputados, tenía entonces dos meses en la gubernatura y, ese fin de año, encabezaba en la capital del estado una ceremonia por el encendido de las luces de un árbol navideño. Junto a su esposa Bertha Gómez, en la Plaza del Ángel, Duarte aludió en su discurso a la criminalidad que se vivía para asegurar que “trabajaría por la paz” y que no tendría miedo. Al terminar, exclamaría: “Que el cielo bendiga a Chihuahua”.
La plegaria se convirtió desde entonces en la marca de su sexenio y, en los últimos cinco años, no ha habido casi acto oficial en el que el mandatario no se despida pidiendo “al cielo” proteger la entidad cuya administración pública encabeza. La usó en las entrevistas que dio a medios locales, por ejemplo, después del asesinato de la activista Marisela Escobedo; al presentar apoyo a los miles de afectados por la sequía, al anunciar su plan estatal de desarrollo, en la ceremonia del Grito de Independencia…
Es tanto el apego que Duarte tiene por la frase que, el 10 de junio de 2013, inició un trámite ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, en la Ciudad de México, para registrarla como un “aviso comercial” creado para la “gestión de negocios”, trabajos de publicidad, administración de comercios y demás trabajos de oficina. El expediente quedó integrado con el número 83251, a nombre de César Horacio Duarte Jáquez. En esa misma dirección, de acuerdo con el padrón de proveedores de la Secretaría de Hacienda de aquella entidad, está también registrada una compañía de servicios médicos que ha ganado contratos millonarios para surtir al gobierno del mismo mandatario. La empresa se denomina “Servicios y Atenciones Médicas K”, y aparece en la relación de empresas que hacen negocios con el gobierno estatal con el número de registro A-32-27621. Al marcar los números telefónicos que aparecen la documentación oficial, una recepcionista respondió informando que la oficina era de “Almacenes Ymmarsa”, empresa también proveedora del Sector Salud de Chihuahua.
La relación entre estas empresas ha sido negada por la administración de Duarte, también acusado ante la Procuraduría General de la República (PGR) por enriquecimiento ilícito probablemente derivado de la creación del Banco Progreso de Chihuahua –nutrido, según la denuncia, con más de 800 millones de pesos erogados por la Secretaría de Hacienda de la misma entidad.
De acuerdo con Jaime García Chávez, autor de la investigación sobre el banco y de la denuncia ante PGR, la oficina donde ahora está el negocio “Que el cielo bendiga a Chihuahua” es el domicilio fiscal generado para registrar algunas de las empresas que, de acuerdo con diversos indicios, podrían estar participando en un entramado de corrupción en beneficio de otros funcionarios estatales.
Entre ellos, de acuerdo con la denuncia presentada en septiembre por García Chávez, están también el actual secretario de Hacienda del estado, Jaime Ramón Herrera Corral, señalado en la acusación como quien destinó 802 millones de pesos del erario para el banco, y Carlos Gerardo Hermosillo Arteaga, ex presidente de la Junta Central de Agua y Saneamiento y, también, accionista de la institución bancaria.
“De hecho, en ese domicilio hay tres agrupaciones: ‘Que el cielo bendiga a Chihuahua’, la de las farmacias y la Asociación Ganadera Regional División del Norte (antes dirigida por Hermosillo), creada por Duarte alrededor de 2006 con el apoyo de la Confederación Nacional Campesina (del PRI), grupo del que Duarte formaba parte”, explica García Chávez en entrevista.
“Y en el tema de las farmacias, se han empezado a evidenciar los negocios que han hecho con la adquisición de productos en el Sector Salud, a través del Seguro Popular y Pensiones Civiles del estado”, agrega el abogado.
Información oficial documenta cómo el gobierno del estado ha entregado de manera directa la asignación de contratos millonarios a la farmacéutica Servicios y Atenciones Médicas K. En una auditoría realizada por la Comisión de Fiscalización del Congreso sobre los estados financieros de los Servicios de Salud consta que, el 28 de mayo de 2012, se realizó una sesión extraordinaria para asignar a esta compañía un contrato por un “importe máximo” de 321.1 millones de pesos.
“Este importe corresponde a la adjudicación directa número 282/2012, con fallo adjudicatorio del 28 de mayo en sesión extraordinaria número 012/2012 del Comité de Adquisiciones, adjudicándose a Servicios y Atenciones Médicas K, S.A. de C.V, mediante contrato D20518, obligándose éste a entregar cada uno de los bienes, apegándose a las descripciones y presentaciones que se indican en el anexo 1, corresponder a las claves incluidas en el cuadro básico del Sector Salud (…) este por un importe mínimo de $96,427,739.09 y máximo de $321,136,133.61, con una vigencia del 28 de mayo al 31 de diciembre de 2012”, dice el Informe técnico de resultados de la auditoría.
En el padrón de proveedores de la Secretaría de Salud aparece actualmente el nombre de la compañía como especializada en “la compraventa importación y exportación de medicinas de patente, artículos de belleza, artículos de aseo y limpieza, dulcería, revistas, periódicos, perfumería, juguetería, plásticos artículos de electrónica y accesorios relacionados con todos los anteriores, rehabilitación y terapia física, atención médica en todas las especialidades, traslado de ambulancia, toma de muestras y análisis clínicos, radiografías, tomografías y mastografías, nebulizaciones, todos los estudios relacionados con la salud, entre otros”.
De acuerdo con lo que ha denunciado el Senador panista Javier Corral, integrante del movimiento Unión Ciudadana que apoya la denuncia de García Chávez, es precisamente la proveeduría de medicamentos al sector salud, uno de los giros que también estaría redituando de manera personal al Gobernador Duarte.
“Llamé la atención del asunto desde 2012, cuando el Gobierno del Estado adquirió medicamentos con sobreprecios exorbitantes para favorecer, y así pagar la factura, a varios de quienes le financiaron a César Duarte buena parte de su campaña y se han convertido a través de distintas empresas, en las que no necesariamente aparecen, en recipendiarios de fabulosos contratos de carreteras, equipamiento, transporte público, obras para presas y, no se diga, medicinas”, denunció Corral en una columna disponible en el sitio electrónico de la fracción panista en el Senado de la República.
En el mismo texto, Corral explicó que Ymmarsa se había quedado con el 83 por ciento de las licitaciones de 2012, ganando así contratos por 354 millones de pesos aun cuando presentaba notables aumentos en los precios. “Por ejemplo, YMMARSA cotizó 648 piezas de Fenitonina Sódica en 204.60 pesos por pieza, cuando en el ejercicio anterior habría gastado 48.62 pesos por pieza, es decir un 321 por ciento por arriba”, escribió el Senador. “Los dueños de YMMARSA apoyaron la campaña de César Duarte. Siete meses después de la toma de posesión de éste, en julio del 2011, sin ninguna experiencia en el ramo decidieron constituirse como empresa, y cinco meses después habían ganado la millonaria licitación, cuando para este tipo de licitaciones se pide por lo menos dos años de experiencia en el ramo”, agregó Corral.
Sobre la relación con Servicios y Atenciones Médicas K, Corral anunció entonces que “dentro de las investigaciones que abra el Ministerio Público Federal por la denuncia presentada por Jaime García Chávez, presentaremos esas adquisiciones, que además aparecen en la página de proveedores de Gobierno del Estado, donde tan sólo en 2012 se hizo una adjudicación directa por un monto contratado de 321,136,133.61 pesos en medicamento y material de curación para el Seguro Popular”.

Sin Embargo

No hay comentarios.: