lunes, 14 de septiembre de 2015

Austeridad y reducción de costos operativos del sector público

Ciudad de México.- Son tiempos difíciles para las economías del mundo, México no es la excepción; por eso las respuestas deben ser rápidas y contundentes sin impactar la economía familiar ni los programas sociales. El gobierno debe reducir de una forma responsable todo gasto operativo, evitar duplicidades y adelgazar las estructuras gubernamentales con base a criterios de eficiencia.
En la H. Cámara de Diputados, el coordinador parlamentario del PRI, César Camacho Quiroz ha puesto el ejemplo, exhortando a todos los grupos parlamentarios a contener los gastos. Dentro de las principales medidas los 202 legisladores federales del PRI, no utilizarán autos ni celulares con costo al erario público, lo que supondrá un ahorro de 10 millones de pesos anuales; es decir 30 millones en tres años de gestión, en promedio.
Dentro de las principales reducciones en los costos operativos propuestos por el diputado Camacho Quiroz, coordinador de la bancada priista, se encuentran las siguientes:
a)       La Junta de Coordinación Política generará un ahorro de 31 millones de pesos de gastos operativos;
b)       El comité de administración ahorrará 15.9 millones de pesos;
c)       La Mesa Directiva 11.9 millones de pesos en ahorro.
Estos esfuerzos deben replicarse en otros órganos federales y en los estados, especialmente en aquellos donde la deuda pública es alta y los ajustes al gasto público se hacen urgentes e indispensables; sin embargo, también se hace necesario reforzar la vigilancia en el ejercicio del presupuesto a través de la observación en tiempo real por parte de los órganos fiscalizadores de los estados, la rendición de cuentas a los ciudadanos y la transparencia total de la situación financiera.
Es necesario se revise el gasto que generan las dependencias de los tres niveles de gobierno, sin afectar la productividad, ahorrando en energía eléctrica, reduciendo las horas extras en áreas distintas a la salud, seguridad y protección civil, haciendo más eficiente el servicio público; reduciendo los costos por servicio telefónico, papelería, combustibles y demás partidas presupuestales. Es común observar que en diversas dependencias se tiene al personal  hasta altas horas de la noche generando mayores costos operativos, sin que ello signifique una mejora sustancial en el quehacer público, cuando en otros países como Alemania, Japón y España, sucede lo contrario; en menos horas realizan las mismas tareas y los empleados a la par tener una mejor calidad de vida.
Por cuanto hace al Senado de la República, el presidente de la Mesa Directiva anunció que se hará lo propio, para lo cual se está preparando un plan de austeridad integral.
De ahí que todos los grupos parlamentarios del H. Congreso de la Unión, debemos sumarnos por México, participando activamente en la disciplina financiera y la austeridad en el gasto público.
Los ciudadanos esperan que los servidores públicos seamos los primeros en apretarnos el cinturón y, porque no, los únicos en hacerlo, ya que ha sido la sociedad quien históricamente ha resentido el impacto del despilfarro y los desequilibrios económicos ya sea por factores endógenos o exógenos.
Desde el Senado de la República apoyaré aquellas medidas propuestas  que procuren la eficiencia en el gasto público y, sobre todo, que genere la certidumbre de los ciudadanos de que su dinero está siendo utilizado de una manera adecuada, siempre en beneficio de ellos.

No hay comentarios.: