jueves, 10 de septiembre de 2015

“Faltan acciones de movilidad para llegar al nuevo aeropuerto”

Ciudad de México.- “No puede ser visto como hacer enchiladas el cambio de un aeropuerto a otro”, por lo que hay que llevarse las cosas con calma y hacer una planeación adecuada y sin prisas, de acuerdo al especialista en movilidad, Roberto Remes.
En entrevista, apuntó que una nueva terminal aérea que cuente con mayor capacidad es necesaria, pero para esto —dijo— hay que delinear todo un proceso de acción para brindar alternativas de movilidad, mismo que hasta ahora no se ha visto por parte del gobierno federal, del Estado de México y del Gobierno del Distrito Federal (GDF).
“Brindar movilidad en la zona del nuevo aeropuerto es uno de los grandes retos, yo creo que en este momento no están respondiendo bien, por ejemplo, para llegar al aeropuerto se plantean una serie de autopistas, pero si hacemos un aeropuerto muy centrado en que la gente llegue en automóvil, entonces hay que hacer un estacionamiento gigantesco que va a ocupar el espacio más productivo”, señaló el ex asesor de la Setravi y ex funcionario de la Semarnat y Profepa.
Ejemplificó que en el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) existen alrededor de ocho mil cajones de estacionamiento para una demanda de 32 millones de pasajeros al año, pero el nuevo planea movilizar a 100 millones, por lo que se tendrían que construir cajones para 15 mil o 20 mil vehículos.
“La perspectiva es insustentable por esa vía, pero la planeación del tren exprés de la vieja terminal a la nueva terminal puede ser una opción, es decir, yo recibo pasajeros en la vieja terminal utilizando los ocho mil cajones de estacionamiento y luego los muevo en minutos a la nueva terminal a través de un tren exprés, y después este tren expreso va creciendo hasta el centro de la ciudad o Polanco”, subrayó Remes.
Precisó que otra opción que podrían implementar los gobiernos para transportar a los pasajeros y trabajadores del nuevo AICM, es colocar en los centros comerciales o en las tiendas de autoservicios un tipo de conexión rápida, es decir, terminales de alquiler de automóviles, aunque aseguró que esto tendría sus pros y sus contras, por lo que insistió que debe de haber una planeación adecuada y con tiempo.
“Yo creo que no debe de haber prisas en la instrumentación, hay que lograr que haya proyectos de mejora como los que te comenté, yo no creo que sea pronto, es decir, definitivamente el presidente Peña no lo inaugurará, pero en una de esas tampoco su sucesor, o sea, es un proceso lento porque la transición de un aeropuerto a otro no es nada más mudar a los operadores de la torre de control, es un proceso muy cuidadoso, es un proceso de años, no son enchiladas”, concluyó.
SE FROTAN LAS MANOS. Aún no comienza a construirse el nuevo aeropuerto, y el GDF ya piensa en lo que hará con los terrenos en donde se encuentra el actual.
Para ello, el secretario de Desarrollo Económico, Salomón Chertorivski, quien suena para sustituir al jefe de gobierno, ha propuesto la realización del Foro Internacional “La Gran Transformación Urbana. Aeropuerto y Ciudad”, el cual se celebrará el 22 y 23 de septiembre en el Museo Rufino Tamayo.
El funcionario local explicó que el objetivo de este foro es comenzar una discusión pública, abierta e informada, acerca de las posibilidades sociales, urbanas y económicas que ofrece el terreno de la actual terminal aérea.
“Este foro es un mandato del jefe de gobierno para documentar la opinión de la ciudadanía en torno al futuro deseable de esas 710 hectáreas, es decir, las opciones, proyectos, ideas que aprovechen la gran oportunidad de desarrollo que tiene esta ciudad para la siguiente década y la siguiente generación”, indicó.

No hay comentarios.: