martes, 22 de marzo de 2016

PLUMA NEGRA

Por: José Calzada

Oxígeno a Héctor

Por fin, después de varios meses de distanciamiento público y notorio, el pasado fin de semana el primer priísta de Veracruz decidió arremangarse la camisa para trabajar por el candidato de su partido a la mini gubernatura, Héctor Yunes Landa ya en condiciones adversas para la organización política y sus candidatos con serias dificultades para remontar una percepción pública en contra.
En Casa Veracruz, el domingo de Ramos fue dedicado a reuniones con diputados locales, federales, alcaldes y grupos de empresarios afines al sistema de gobierno priista para que el gobernador Javier Duarte de Ochoa y el candidato al gobierno de dos años pidieran a todos los actores políticos unirse y trabajar para sacar adelante el proyecto de Yunes Landa, de lo contrario todos están en riesgo, vulnerables a la aplicación de la ley o a la venganza.
Mientras los feligreses hacían largas filas para que los ministros religiosos bendijeran sus palmas, en Casa Veracruz desde temprana hora, el gabinete en pleno, los legisladores locales y federales, delegados federales, los dirigentes empresariales que sí les pagan y todas las fuerzas vivas del tricolor se arremolinaban para participar de las reuniones con carácter de privadas y secretas para escuchar el mensaje de dos hombres el gobernador en turno y el aspirante.
Las medidas de seguridad fueron extremas, nadie pudo pasar con celular ni acompañado, la regla es que sólo los invitados podían ingresar en el horario que en el momento se les asignaba aunque todos fueron citados a las 8:00 horas, la ronda de reuniones concluyó pasadas las nueve de la noche.
La recuperación de las riendas por parte del candidato con el respaldo del gobernador significó un respiro, una oxigenación para el proyecto del aspirante que, prácticamente iba en caída libre desde que se registró como precandidato en la sede del PRI, sin embargo, no es todo, habrá que esperar que todos los convocados cumplan con sus tareas.
El problema es que no todos tienen la disposición de colaborar y muchos menos de aportar sus recursos para una campaña que genera fuertes dudas de concluir con éxito, los que están dispuestos condicionan a que les provean de recursos para operar de lo contrario se echaran a la hamaca.
Las complicaciones para el candidato no se detienen, pareciera que existe un complot del destino para colocarle piedras y más piedras en su camino, el problema es que se trata de piedras de amigos, luego amigo, acciones que debían multiplicar o al menos sumar en vez de restar, pero el karma de Héctor Yunes no supera esas adversidades.
La dotación de oxígeno que recibió este fin de semana el candidato deberá contar con operadores de verdad y de compromiso para poder sostenerlo y multiplicarlo, de lo contrario quedará en un intento más como los que ya se han hecho  y que no funcionaron.
Habrá que ver en los próximos días el comportamiento de quienes en Casa Veracruz se comprometieron a operar para revertir la mala percepción del candidato y su propuesta para gobernar por dos años al estado de Veracruz.
El concilio entre los priístas es un tema que ninguno de los operadores del candidato pudo resolver en los últimos tres meses, pero hoy se le abre la posibilidad y dependerá de él y sólo de él enderezar el barco.
Ayer lunes, el candidato Héctor Yunes demostró que aún no se engancha en su nuevo papel,  aún mantiene indicadores de incoherencias que debe sacudirse ya.
Durante su registro ante el Organismo Público Local Electoral (OPLE), el equipo de Héctor Yunes Landa desplegó un ofensivo operativo de seguridad que lo aleja de la realidad, de los simpatizantes y del piso.
Desde temprana hora y con prepotencia total en complicidad con las autoridades del OPLE, hombres uniformados con guayabera blanca, trataron de impedir el paso por uno de los accesos del edificio e inclusive impedían acercarse a Yunes Landa, durante la entrevista que ofreció previo a su registro y en todo el evento.
Aunque el candidato de la alianza "Para mejorar Veracruz" negó haber llevado seguridad, dentro de la sala de sesiones también había quienes limitaban el paso, es decir, un operativo bien organizado que no corresponde con la humildad que le urge al candidato para que los veracruzanos se convenzan de que es la mejor opción.
El operativo no es congruente con su discurso al entregar documentación, en el que refirió que volverá a poner de pie a Veracruz, si la actitud dice otra cosa.
Militantes y simpatizantes de quienes conforman la alianza del Partido Revolucionario Institucional (PRI), con Cardenistas, Verde Ecologista de México (PVEM), Nueva Alianza y Alternativa Veracruzana (AVE) abarrotaron el espacio del OPLE, ahí el abanderado aseguró que en dos años podrá recuperar la seguridad en la entidad así como la estabilidad económica.
El discurso de Héctor Yunes se dirigió a su principal opositor, su primo, Miguel Ángel Yunes Linares; “mientras algunos le apuestan a la venganza, yo buscaré que se cumpla la justicia.  Quiero decirles que le cumpliré a su militancia, a mis simpatizantes pero sobre todo a mi sociedad”.
Un acierto de Héctor fue demostrar que no es corrupto, al haber presentado su declaración patrimonial; asimismo invitó a los candidatos a la gubernatura a realizar esta práctica transparente para promover la decencia y los valores.

No hay comentarios.: