sábado, 19 de octubre de 2013

Filme de Sedena desata enojo de damnificados en Guerrero

Tixtla, Gro.- Cientos de enardecidos damnificados mantenían retenidos desde las 16 horas de este viernes a unas 20 personas, entre soldados y trabajadores de una empresa que filmaba un programa para la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) sobre la situación que prevalece en Tixtla, a un mes de que la mitad de la ciudad continúa inundada por las aguas de la Laguna Negra, que se desbordó tras las torrenciales lluvias de la tormenta tropical Manuel.
Entre los retenidos se encontraba el teniente Víctor Manuel "N", quien dijo que había sido enviado por el coronel Corona, e incluso proporcionó a los inconformes el número telefónico de éste. Los lugareños le marcaron al mando castrense y el coronel les dijo que la Sedena no había ordenado la filmación.
Los habitantes retuvieron a los militares luego de que vecinos del barrio de El Santuario se percataron que un grupo de personas videogrababa a ciudadanos y niños a los que, aseguraron, les ofrecieron hasta 200 pesos para que se metieran a las aguas contaminadas.
Los lugareños detuvieron a cinco civiles, entre ellos un menor y una mujer y a por lo menos 10 soldados, además de dos camionetas en las que se trasladaban. Los acusaron de "montar una farsa" a partir de la adversa situación que enfrentan.
Doña Soledad Coctecón reclamó: "Por qué se vienen a burlar de nuestro dolor", y enseguida mostraba cazuelas y ollas de aluminio que, afirmó, trasladaron los soldados para utilizarlas en la filmación del programa. "Yo les gritaba que filmaran la realidad, pero se burlaban de mí", comentó.
Al lugar llegó el presidente municipal de Tixtla, Gustavo Alcaraz, y el coordinador de asesores del gobierno de Guerrero, Humberto Salgado Gómez, entre otros funcionarios, con la finalidad de encontrar una solución al conflicto.
Interrogado sobre el motivo de su presencia en esta localidad ubicada a 10 kilómetros de Chilpancingo, sin portar su uniforme, el teniente Víctor Manuel dijo que estaba apoyando a los miembros del equipo de video.
–¿Por qué viene de civil teniente, para ubicar a los líderes del movimiento?
–Yo ni sabía que hay un movimiento aquí… Yo no sé nada, yo vengo de otro lugar, y no sabía que aquí hay una policía comunitaria.
“No vengo de Gobernación. Yo soy militar, y bueno alguien me dijo: ‘oye necesitamos que vengas aquí’, y ya me identifique, y les dije de dónde vengo. No vengo uniformado porque no viajo en un vehículo militar, yo sólo vengo acompañando a esta gente (el equipo de video)”.
Después de las 22 horas, los lugareños mantenían retenidos a los soldados y a los trabajadores de la empresa en espera de que se firmara una minuta que entre otras cosas incluía la devolución de los materiales videograbados; una disculpa pública de un militar de alto rango y el inicio de los trabajos de una obra que denominan "canal controlado", para el desagüe de la Laguna Negra.
Cerca de ahí se encontraban apostados decenas de soldados y policías antimotines. Los damnificados pedían la presencia de la policía comunitaria, que llegó sin armas hasta el barrio del Santuario, al igual que estudiantes de la Normal de Ayotzinapa.
La Jornada

No hay comentarios.: