jueves, 18 de diciembre de 2014

‘El Americano’ culpa a la Gendarmería del tiroteo

Morelia.- Hipólito Mora y Luis Antonio Torres, El Americano, velarán a sus muertos en La Ruana a menos de un kilómetro de distancia entre sí, una vez que concluyan las diligencias periciales que encabeza la procuraduría de Michoacán.
A 24 horas del enfrentamiento en el que 11 fallecieron a balazos, entre ellos el hijo mayor de Hipólito Mora, la tranquilidad regresó de manera aparente a la tenencia de Felipe Carrillo Puerto, donde las añejas diferencias terminaron por dejar un saldo rojo en el mismo lugar donde en febrero pasado se erigió un altar a la Virgen de Guadalupe, al cumplirse un año del levantamiento de las autodefensas michoacanas.
Los líderes de los grupos que participaron en el enfrentamiento estuvieron todo el día en La Ruana y cada uno dio su versión de lo ocurrido la tarde del martes.
Hipólito Mora responsabilizó a Luis Antonio Torres de la muerte de su hijo, pero éste aseguró que no es culpable y negó diferencias con el líder de las autodefensas.
Mora, a su vez, acusó a Alfredo Castillo de haber sido advertido de lo que podría suceder por las diferencias con Luis Antonio Torres, pero éste se defendió y dijo que fue agredido por el otro grupo, que estuvo apoyado por elementos de la Gendarmería que se encontraban en el lugar.
“No sabemos qué pasó, qué arreglo tenían los de la Gendarmería con el grupo de Hipólito porque cuando pasamos no nos imaginamos que iban a estar bien acomodados y nos iban a tirar”, afirmó El Americano.
Ambos reconocieron haber disparado y la posibilidad de que las pruebas de balística los incriminen. Hipólito Mora aseguró que no dejará las armas, “sin importar si sigo en la fuerza rural o no, porque un uniforme no cambiará mi forma de pensar. Yo sigo en la lucha”.
A Hipólito Mora la muerte de Manuel, el mayor de sus once hijos, le quitó la tranquilidad. “Pero ayer me cambiaron la vida, ya consiguieron lo que querían, me dieron en donde más me duele”, dijo entre lágrimas, a unos metros de donde cayó muerto su primogénito.
Pese a las diferencias aseguró: “Yo nunca he discutido con El Americano, nunca le he dicho una mala palabra ni él a mí. Y eso que ahora es la persona que más odio. Pero él me agarró coraje desde que yo me empecé a dar cuenta que él estaba dejando que entraran a su grupo personas que andaban con Los templarios, muchos arrepentidos que andan por aquí. Por eso me agarró coraje”.

Solución política

No hay comentarios.: