viernes, 17 de abril de 2015

Tránsito de Neza y del Estado, una sola corrupción

Nezahualcóyotl, Edomex.- De risa para no llorar o gritar de coraje por las infracciones que está llevando a cabo la policía de Tránsito municipal.
Si usted se estaciona en las rampas de las banquetas prepárese para una hermosa infracción, no importa si obstruye o no el paso de los peatones. Y decimos que es risa porque si usted es distribuidor de pollo al mayoreo y obstruye o no la banqueta, no señor, obstruye usted prácticamente el tránsito de vehículos y peatones en toda la calle entonces no pasa nada.  Para muestra un botón, la distribuidora de pollo que se ubica sobre la calle Ángel de la Independencia entre Escondida y Glorieta de Colón impide todos los días una libre circulación, porque entre sus clientes y los tráilers que le entregan su mercancía hacen de esta parte de la calle toda una aventura para pasar, y nos preguntamos por qué Tránsito municipal no levanta infracciones ni a sus clientes ni a sus proveedores, pues de ¿cuánto será la aportación de este negocio al gobierno municipal  o estatal para que estas empresas puedan seguir operando con toda impunidad y no les importe los olores nauseabundos que dia con dia los pequeños estudiantes de los centros escolares cercanos respiren diariamente, ¡sí! ultimadamente todo se arregla con un puñado de billetes. 
Pero como dicen que Carlos Aviles Osorio flamante Presidente municipal suplente  presume que su "excelente gobierno" le dará nuevamente el triunfo al partido del Sol Azteca, pues ni sufre ni se acongoja por la molestia de los ciudadanos que ya estan hasta el gorro de tanta maldita impunidad por parte de estos malos funcionarios públicos que lucran con el dolor y la pobreza que cada dia se agudiza en nuestro municipio, es por eso que los habitantes de esta demarcacion ya no saben a quién recurrir, pues  dicen que todos estan cortados con la misma tijera y creo que estan en lo cierto, pues cuántos años llevan los padres de familia mandando escritos tras escritos y todo queda en la maldita impunidad, pues queda comprobado una vez más que los que somos de segunda si nos aplican sanciones por cualquier cosa.

No hay comentarios.: