sábado, 5 de julio de 2014

Genera beneficios la separación de basura

México, D.F.-  La separación de la basura en orgánica e inorgánica brinda la oportunidad de recuperar materiales para darles un fin diferente al original, incrementar la vida útil de los rellenos sanitarios y contribuir a mejorar el ambiente.
De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el Distrito Federal se recolectan al día en promedio 17 mil 43 toneladas de residuos sólidos o desechos generados en viviendas, comercios y edificios públicos, principalmente, lo que representa una quinta parte de la recolección nacional.
En las delegaciones Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Coyoacán y Álvaro Obregón, que concentran tres quintas partes de la población de la entidad, se recolecta 71 por ciento de los residuos.
A partir de la implementación de la Ley de Residuos Sólidos en el Distrito Federal en 2004, los capitalinos están obligados a separar la basura en orgánica e inorgánica, sin embargo sólo 18 por ciento de los residuos recolectados en la capital son separados desde la fuente generadora y 11 por ciento en el país.
La separación desde su origen facilita su reúso, disminuye el consumo sobre los recursos naturales involucrados en su producción e incrementa la vida de los rellenos sanitarios, pues con sólo aprovechar la materia orgánica se reduce en 40 por ciento los desechos que llegan a los rellenos sanitarios.
Para enfrentar el problema de la basura, la ciudadanía debe comenzar por consumir menos, ahorrar más y reusar aquellos materiales que podría darles un nuevo fin, que puede ser distinto al original.
Los residuos orgánicos son los residuos de comida y restos del jardín, es decir son todos aquellos que se descomponen como pan, tortilla, huesos, restos de comida, cáscaras de huevo, frutas y verduras, café, pasto, ramas, flores y hojas, entre otros, y se depositan en los contenedores color verde.
Con los residuos orgánicos, al biodegradarse, se elabora composta, que es un abono natural de gran utilidad para mejorar los suelos.
Aunque el papel y el cartón son materiales orgánicos, por el valor que tienen para ser convertidos nuevamente en papel o cartón deben ser separados del resto de los residuos orgánicos y colocados entre los inorgánicos para ser comercializados.
En tanto, los residuos inorgánicos son aquellos elaborados con materiales que no se descomponen o tardan mucho tiempo en descomponerse, como plásticos, metales y vidrio, los cuales se desechan en los contenedores color gris.
Es importante señalar que hay desechos sólidos que no se reciclan pero tampoco se deben echar al carro de la basura porque son muy tóxicos en su proceso de descomposición, como las pilas y baterías, para las cuales existen contenedores especiales para depositarlas.
De igual manera existen los residuos inorgánicos sanitarios, como papel higiénico, pañuelos, algodón, pañales desechables, toallas sanitarias y rastrillos, entre otros, los cuales deben separarse en una bolsa porque no se reciclan ni reutilizan y pueden transmitir enfermedades.
De acuerdo con el documento “Cómo y por qué separar la basura” de la Secretaría del Medio Ambiente del Distrito Federal, la recolección de basura está a cargo de las delegaciones a través de una red de carritos que atiende el barrido de calles.
Además por medio de dos mil 97 camiones que hacen un promedio de dos viajes diarios para concentrar los desperdicios en 13 estaciones de transferencia.

Notimex

No hay comentarios.: